Tecnología

5 alimentos que son bastante menos sanos de lo que crees

7 alimentos que son bastante menos sanos de lo que crees

El refrán dice “cría fama y échate a dormir”. Eso parece que les ha sucedido a algunos alimentos, con prestigio de saludables pero que en realidad esconden un carácter más insano del que piensas.

La desinformación existente en torno a temas de nutrición, las perversas estratagemas del marketing publicitario de las grandes multinacionales alimentarias o los problemas para comprender el etiquetado de los productos nos llevan en muchas ocasiones a pensar que algunos alimentos que no son sanos, lo son, y viceversa.

20 alimentos afrodisíacos para aumentar tu deseo sexual

En este artículo destacamos cinco alimentos bastante menos saludables de lo que a menudo se piensa. Faltan muchos otros: nuggets de pollo, embutidos envasados como el pavo, salsas como la César o la de soja altas en sal, azúcar moreno, sopas de sobre y un sinfín de ingredientes más destacan por su excesivo contenido de azúcar, sodio y otros elementos.

Veamos cinco productos que no deberían ocupar (tanto) espacio en tu dieta. 

Yogur de frutas

yogur de frutas

No mentimos si afirmamos que algunos de los yogures de frutas de tu nevera contienen más azúcar que una lata de Coca-Cola. Así lo atestigua un estudio  revela que un yogur típico contenía más de la mitad de la cantidad diaria de azúcar recomendada para un adulto, que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), debería ser inferior al 10% de las calorías de la dieta, correspondiendo a 50 gramos en adultos, y 25 en el caso de niños y jóvenes.

Los expertos recomiendan únicamente el yogur natural o griego sin azúcar. Muchos de los yogures de frutas, light, por no hablar de flanes y natillas tienen elevadas dosis de azúcar, además de extractos que aportan sabor y color pero escasa fruta y nutrientes. Es mucho mejor añadir trozos de fruta fresca aparte para completar este postre, y no incorporar azúcar añadido. 

Barritas energéticas

barrita

Es frecuente recurrir a barritas energéticas a media mañana o como snacks. Hay que tener cuidado al seleccionar cuál es la que compramos, ya que muchas de ellas se parecen más a un caramelo que a un snack saludable, siendo ricas en grasas saturadas, azúcares, colorantes y otros aditivos.

Es importante que tengan una cantidad decente de proteína y fibra y sean bajas en grasas saturadas y azúcares. Desdeña las que tengan jarabe de arroz o jarabe invertido de caña, así como aceite de palmiste. No se deben usar para reemplazar alimentos enteros como graos integrales, frutos secos o verduras frescas. 

Zumos industriales

zumo industrial

Los zumos envasados no son buenos para la salud ya que tienen azúcares libres añadidos por el fabricante, se rompe la matriz alimentaria o estructura completa de la fruta y aumenta el problema de padecer diabetes tipo 2, obesidad o caries. Así lo alertaba recientemente el nutricionista Carlos Ríos, popular en las redes sociales.

Los zumos industriales son ricos además en sustancias como edulcorantes, colorantes y aditivos. Incluso aquellos 100% naturales poseen un índice glucémico mayor que el de la pieza de fruta. “Lo ideal es que beber un zumo casero con su pulpa y como máximo un vaso al día (200 ml). Si lo vas a beber en la comida, es mejor que lo acompañes de alimentos sólidos”, dice Carlos Ríos. En todo caso, deberías apostar por comer las piezas de frutas enteras para recibir todas las vitaminas, minerales y antioxidantes. 

Además, un reciente estudio llevado a cabo en 100.000 adultos ha hallado que consumir regularmente bebidas azucaradas -incluyendo los zumos naturales- puede aumentar  el riesgo de cáncer en más del 50%. 

Conservas

conservas

Desde Sanitas recuerdan que las latas de conserva nos pueden ayudar a preparar platos de comida equilibrados, especialmente si elegimos productos de alta calidad y seleccionamos legumbres, verduras, pescados o mariscos. No es que no sean sanas, sino que es importante escogerlas bien y tener cuidado con la sal, ya que la inmensa mayoría de ellas tienen un elevado contenido en sodio, con el que deben tener cuidado las personas con hipertensión o problemas cardiovasculares.

Las recomendaciones para que las conservas sean sanas es elegirlas si es posible al natural y que no tengan sal o azúcar. Si optas por la opción en aceite, preferible que sea de calidad, especialmente de oliva virgen extra.

Palitos de cangrejo

Palitos de cangrejo

Este alimento, popular en época estival, no lleva cangrejo en la mayor parte de ocasiones, sino una pasta a base de pescados blancos triturados llamada surimi. A nivel nutricional es un producto pobre y rico en aditivos como los fosfatos -presentes en productos como las salchichas-, además de almidones, sal, azúcar, edulcorantes como el sorbitol o potenciadores de sabor como el glutamato. Si quieres proteína de calidad, búscala en otra parte.

Algo similar sucede con embutidos procesados del supermercado como el pavo: según explica al diario El País la doctora e investigadora del CSIC Marta Miguel, “hay paquetes que llevan solo un 65% de pavo, los hay con menos del 50% y otros que llegan al 92%”.  Cuanto más porcentaje tienen de carne de ave, menos va a tener de añadidos como  azúcares, almidones, aromas, estabilizantes… todos ellos poco saludables.

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.