Seguridad

Smart homes: comodidad para nosotros, ¿ayuda para el ladrón de toda la vida?

¿Pueden los delincuentes comprometer algunos sistemas a través de productos de baja seguridad como los controles de un aspersor y, desde allí, acceder a las alarmas y cámaras para apagarlas durante un robo? Los científicos dicen que sí.

Mucho se ha hablado de los problemas de privacidad, protección de datos y ciberseguridad que plantean los hogares inteligentes, esos en que los dispositivos conectados están interrelacionados de tal modo que toda la experiencia en la vivienda puede ser controlada (y automatizada) desde un panel de control digital, normalmente elevado a la nube.

Sin embargo, existe un riesgo no tan palpable en dotar de Internet a nuestros electrodomésticos, puertas, ventanas, luces, alarmas y calefacciones: pueden ser un arma de nuevo cuño también para los ladrones de toda la vida.

En ese sentido, científicos del College of William and Mary en Virginia han explicado recientemente que los ladrones vulgares podrían entrar en las casas gracias a los dispositivos domésticos inteligentes. Por ejemplo, los delincuentes podrían comprometer algunos sistemas a través de productos de baja seguridad como los controles de un aspersor. Desde allí, los ladrones podrían acceder a las alarmas y cámaras para apagarlas durante un robo.

5 formas de ahorrar energía en casa gracias a la transformación digital

Como resulta obvio, parte del problema es el uso de un sistema centralizado que permite que varias aplicaciones y dispositivos se comuniquen entre sí. Al optar por esta estructura, se aumenta muchísimo la calidad de la experiencia que obtiene el usuario del hogar inteligente, pero también nos arriesgamos a que la seguridad de toda la vivienda dependa de la capacidad de protección que presente el dispositivo más débil.

Y en un entorno plagado de objetos conectados, donde muchos de ellos incluso pasan desapercibidos a simple vista, esto se antoja un problema grave. Máxime si nos atenemos, siguiendo con el informe de esta universidad, a que muchos de estos productos de ‘smart home’ presentan vulnerabilidades significativas. Que se lo digan a las videocámaras que acabaron siendo parte de la botnet Mirai o a los cientos de routers y cámaras remotas que Check Point detectó como vulnerables a este mismo fenómeno, afectando a marcas como GoAhead , D-Link, TP -Link, Avtech , Netgear , Mikrotik , Linksys o Synology, entre otros.

Sobre el autor

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.