Los patinetes eléctricos están de moda, y con ello la posibilidad que se le da al usuario de incluir distinta información cuando nos registramos en la aplicación móvil que se conecta con el vehículo, un hecho que puede parecer inofensivo de primeras, pero que si es interceptado por una tercera persona podría violar muchos datos privados.

Así lo atestiguan la investigación realizada por UTSA  que han destacado en el último informe los riesgos de ciberseguridad de estos Scooters eléctricos ya que terceras personas pueden secuestrar a interceptar la comunicación que hay entre el patinete y la aplicación móvil.

La mayoría de estos patinetes eléctricos cuentan con conectividad permanente con la aplicación instalada en nuestro teléfono inteligente, basándose en una conexión de Bluetooth de baja energía, que los piratas informáticos podrán interceptar para monitorear nuestros datos y también hacerse con la información que hayamos registrado previamente.

En el informe se señala que “identificamos y delineamos una variedad de puntos débiles o superficiales de ataque en el ecosistema actual de uso compartido de vehículos o micro movilidad, que podrían ser explotados por agentes maliciosos interfiriendo los datos privados de los usuarios para causar pérdidas económicas a los proveedores de servicios y controlar de forma remota el comportamiento de la operación de estos vehículos”.

8 multas que te pueden caer con un patinete eléctrico (y su cuantía)

En el peor de los casos, los ciberdelincuentes podrían hackear el GPS en un intento de dirigir a los usuarios hacia una localización concreta del mapa para tenderles una emboscada.

De esta manera, la próxima vez que te registres en una aplicación que se conecte con tu patinete eléctrico, intenta siempre evitar compartir información sensible que pueda meterte en un lío, y también comprueba que la localización GPS funciona a la perfección cuando te muevas con este tipo de vehículos.