Seguridad

Los peligros que entrañan las redes sociales anónimas como Omegle o Chatroulette

Los peligros que entrañan las redes sociales anónimas como Omegle o Chatroulette

El confinamiento ha aumentado la soledad y la necesidad de contacto social de las personas, y esto ha hecho que redes sociales anónimas como Omegle o Chatroulette vuelvan a ponerse de moda. Pero hay que tener cuidado. Y no solo por lo que se intuye…

Aunque parece que la vacuna ya está cerca, la pandemia dura ya muchos meses, y el confinamiento y las restricciones han hecho mella en muchas personas, a nivel social. Especialmente en países como España, donde la gente acostumbra a salir y a socializar en bares, discotecas y otros lugares de ocio.

La mayoría recurre a redes sociales como WhatsApp, Facebook, o Instagram, o apps de videollamadas tipo Zoom, Meet, etc. Pero algunos no se conforman con eso, y buscan la emoción y el riesgo añadido de las redes sociales de vídeo anónimas, como Omegle y Chatroulette.

Según informa Laura Priego en Business Insider, hay que tener especial cuidado con este tipo de sitios, no solo por la peligrosidad de contactar en vídeo con anónimos desconocidos, sino porque la seguridad de este tipo de redes, a la hora de sufrir hackeos, es más baja de lo deseable.

Omegle o Chatroulette son redes sociales que intentar reflejar la emoción o “las mariposas en el estómago” que dicen algunos de sus usuarios, de contactar en vídeo con gente desconocida y anónima, como en un bar o una discoteca.

Funcionan sin ningún tipo de registro. Simplemente entras, eliges un tema de conversación, el idioma, si quieres que sea un chat blanco o sin moderar (se permiten temas sexuales) y si deseas que sea un chat de texto o vídeo. Y ya está.

6 de cada 10 niñas y adolescentes del mundo han sufrido ciberacoso

No hay ningún tipo de comprobación ni de chequeo de edad, identidad, etc. Y aunque muchos argumentan que es como charlar con alguien en un bar, al menos ahí ves a la persona, algo que no ocurre en un chat de texto.

No es ningún secreto que buena parte de estos encuentros son de carácter sexual. Y se han dado casos de abuso de menores, sextorsión, y otros problemas. Pero hay otros peligros adicionales, que tienen que ver con la seguridad de este tipo de plataformas.

Algunos análisis de seguridad indican que la seguridad de Omegle es cuestionable, y un hacker puede acceder a las conversaciones, rastrear y espiarlas. Y en muchas de ellas se revela información personal, y hay vídeos comprometidos.

La premisa que defienden sus creadores, es que son lugares para hablar y conocer gente con tus mismos interereses, y pasar un rato divertido. Es una premisa válida, pero hay que saber a lo que te expones, y debes tener mucho cuidado con la información que revelas, especialmente si hay una cámara de vídeo…

*Artículo original publicado en Computerhoy.com

Te recomendamos

Sobre el autor

Juan Antonio Pascual

Periodista, informático o escritor vocacional según lo requiera la ocasión, he colaborado en más revistas de informática y videojuegos de las que puedo recordar.
Centrado ahora en contenidos web, me encontrarás en Personal Computer & Internet, computerhoy.com y ticbeat.com.