Seguridad

Las cámaras conectadas avisan a los delincuentes de que viene la policía, según el FBI

Las cámaras conectadas avisan a los delincuentes de que viene la policía, según el FBI

Toda innovación tecnológica tiene su anverso y su reverso. En el caso de las cámaras domésticas conectadas al Internet de las Cosas, como las de Ring, también podrían advertir a los delincuentes de la llegada de las fuerzas de seguridad, según alerta el FBI.

Las cámaras de seguridad domésticas conectadas a Internet como Ring han permitido que ante situaciones de alarma, sean muchos los usuarios que puedan compartir imágenes con la policía tan solo tocando un botón. Sin embargo, en contrapartida también sucede a la inversa: las cámaras alertan a los residentes cuando la policía aparece para realizar búsquedas, tal y como revela un boletín filtrado del FBI.

Este informe de análisis técnico que salió a la luz en noviembre de 2019 del FBI proporciona una descripción general de las “oportunidades y desafíos” para la policía de los sistemas de seguridad en red como el Ring de Amazon y otros dispositivos IoT. Marcado como no clasificado pero “sensible a las fuerzas del orden” y solo para uso oficial, el documento se incluyó como parte del caché de BlueLeaks de material pirateado de los sitios web de los centros de fusión y otras entidades encargadas de hacer cumplir la ley.

Cómo te pueden espiar hackeando la luz de una bombilla normal y corriente

En cuanto al aspecto positvo, estos dispositivos inteligentes dotados de sensores pueden proprocionar datos valioso y muy útiles sobre los movimientos en tiempo real de sus propietarios, desmintiendo o corroborando sus coartadas y declaraciones. No obstante, las cámaras en red como Ring graban a las fuerzas de seguridad de igual forma, alertando a los usuarios cuando detectan movimientos en la puerta de tu casa, cateforizados como actividad sospechosa.

El FBI advierte que este tipo de gadgets podrían dificultar las órdenes de búsqueda y captura con esta monitorización, captando imágenes de la policía e informando a los usuarios.  El documento lo ejemplifica describiendo un incidente de 2017 en el que agentes del FBI se acercaron a una casa de Nueva Orleans para entregar una orden de registro y fueron captados en video. “A través del sistema de timbre Wi-Fi, el sujeto de la orden vio de forma remota la actividad en su residencia desde otro lugar y se comunicó con su vecino y propietario con respecto a la presencia del FBI allí”, afirma.

Este boletín cita otro documento del FBI no clasificado pero “sensible a la aplicación de la ley” sobre el mismo incidente, titulado “Los dispositivos de timbre de video suponen un riesgo para la aplicación de la ley en Nueva Orleans, Luisiana, a partir del 25 de julio de 2017”, que señala que un sujeto pudo ver y escuchar todo lo que sucede en su residencia ”y posiblemente“ monitorear de manera encubierta la actividad de las fuerzas del orden mediante un timbre de video, como Ring de Amazon o Nest de Google.

Se trata de información que, más allá de los intereses de la propia policía, pone en cuestionamiento cómo estos dispositivos de consumo acumulan datos privados potencialmente incriminatorios, pueden incidir de forma negativa sobre la seguridad de terceros y plantean controversias éticas y regulatorias a nivel legal. La falta de anonimato, el exceso de vigilancia o la vulneración de la propiedad privada se debaten especialmente en Estados Unidos al calor del auge de este tipo de máquinas.

Fuente | The Intercept

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.