Como todos sabemos, hay un límite de dinero que se puede gastar sin tener que escribir el código PIN, pero los ciberdelincuentes ya están aprendiendo a romper esa barrera para robarte a sus anchas.

El pago contactless ya es la modalidad favorita de los españoles

Las tarjetas de pago sin contacto o los sistemas NFC abren la puerta a que alguien se acerque a nosotros con un aparato de pago y realice una transacción de dinero sin que nos demos cuenta. Basta con acercarlo a nuestro bolsillo para que se intente hacer un robo de datos o dinero.

Según lo averiguado por Forbes, está ocurriendo algo previsible: hay quien se dedica a fabricar sus propios dispositivos inalámbricos para interceptar tarjetas e, incluso, decirle a esas tarjetas que no es necesaria la verificación del PIN y así extraer el máximo dinero posible de una sola transacción.

Del mismo modo, también se están ideando sistemas que plagian las tarjetas o los datos que envían los móviles de cara a intentar clonarlos y usarlos para realizar compras propias.

Grandes pagos sin PIN

En Forbes probaron estos sistemas y vieron cómo podían hacer pagos que superaban en un dólar el límite sin PIN, y hasta extraer todo el dinero que era posible con la tarjeta, cientos o miles de dólares.

También quedó demostrado que podían clonar la información y enviarla a distintos teléfonos móviles para así hacer compras simultáneas desde varios lugares. Aspecto que multiplica el problema que pueden encontrar quienes sean robados mediante estos sistemas.

Esto último permite cierta libertad a los ladrones, ya que las alarmas saltan cuando se realizan grandes transacciones de dinero o si hay numerosas de justo el límite fijado, no si ocurren varias de distintas cantidades que superan el límite pero no por demasiado.

VISA afirma que sus tarjetas son seguras

A pesar de la información destapada, desde VISA se ha restado importancia a lo acaecido y afirman que es improbable que ocurran delitos similares y menos aún con frecuencia, por lo que no existe ningún problema de seguridad por solucionar.

Según un portavoz de VISA “la transacción debe pasar validaciones de emisor y protocolos de detección. No es un enfoque de fraude que normalmente veamos que los delincuentes emplean en el mundo real“. Según los datos de VISA, la tasa de fraude en tarjetas sin contacto se ha rebajado en Europa un 40% durante los últimos dos años, por lo que trabajan en la buena dirección.

Quien quiera proteger sus tarjetas de este tipo de técnicas, ya existen carteras que aíslan las tarjetas e impiden que terceros realicen esta clase de técnicas con ellas. Aun así, queda camino por recorrer y se buscarán nuevas estrategias para asegurar estos sistemas.