Salud

Vivir cerca del mar reduce el riesgo de ansiedad y depresión

Vivir cerca del mar reduce el riesgo de ansiedad y depresión

Lo de que el mar sana y cura no es una creencia popular o una forma poética de admirar el océano, sino que existen estudios que apuntan a la conexión entre vivir en una zona costera y tener menos papeletas de desarrollar depresión y ansiedad.

Al igual que trabajar en el huerto, tener una infancia en la que la naturaleza esté muy presente, practicar actividades como el yoga o realizar deporte son beneficiosas para mejorar la salud mental, vivir al lado del mar es otro de los factores positivos que reduce el riesgo de sufrir ansiedad y depresión. Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Exeter descubrió que aquellas personas que residen a media milla de la costa tienen menos probabilidades de experimentar problemas de salud mental.

La costa actuaría como una zona protectora que incentiva el bienestar psicológico y favorece la salud azul, o vínculo entre la salud y el medio ambiente natural. Para llegar a esras conclusiones se analizaron datos de más de 26.000 británicos tomados de la Encuesta de Salud de Inglaterra, comparando el bienestar físico y mental de los participantes con su proximidad a la costa.

Médicos británicos recetan horticultura para tratar depresión y ansiedad

Tras ajustar los factores externos, los científicos descubrieron que las personas que viven a menos de un kilómetro de la costa tienen alrededor de un 22% menos probabilidades de tener síntomas de un trastorno de salud mental, en comparación con las personas que viven a 50 kilómetros o más de distancia. El impacto es todavía más positivo para los hogares de ingrssos más bajos, donde el impacto es del 40% menos de riesgo para las personas que viven cerca del mar.

Publicado en la revista Health and Place, los resultados del estudio apuntan a que el acceso a la costa podría ayudar a reducir estas desigualdades de salud en pueblos y ciudades. “Nuestra investigación sugiere, por primera vez, que las personas en hogares más pobres que viven cerca de la costa experimentan menos síntomas de trastornos de salud mental”, apuntaba Jo Garret, autor principal del estudio.

Mathew White, psicólogo ambiental de la Universidad de Exeter, perfiló que esta clase de investigación es vital para convencer a los gobiernos de que protejan, creen y fomenten el uso de los espacios costeros. “Necesitamos ayudar a los responsables políticos a comprender cómo maximizar los beneficios de bienestar de los espacios ‘azules’ en pueblos y ciudades y asegurar que el acceso sea justo e inclusivo para todos, sin dañar nuestros frágiles entornos costeros”.

Fuente | Independent

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.