Salud

Un nuevo estudio revela que desarrollamos neuronas…¡incluso a los 90 años!

Neuronas a los 90

Un nuevo estudio científico firmado en España muestra que los seres humanos desarrollamos nuevas células cerebrales también a lo largo de la vida adulta tardía, incluso llegando a la edad de 90 años.

Aunque todavía conocemos una parte ínfima sobre el funcionamiento de ese órgano con fama de supercomputadora llamado cerebro y queden múltiples misterios por resolver, la ciencia cada día arroja más luz sobre la memoria, la identidad, los sueños o los procesos cognitivos que acontecen en él. Nuevos hallazgos muestran que seguimos produciendo neuronas hasta edades muy avanzadas, revelando cuánto tiempo se prolonga realmente la neurogénesis en los seres humanos,

La neurogénesis es el vocablo que alude al nacimiento de nuevas neuronas. Se trata del proceso por el cual se generan nuevas neuronas a partir de células madre y células progenitoras. La mayor parte de la neurogénesis tiene lugar durante el desarrollo embrionario, por lo que cuando las personas nacen, gran parte de sus neuronas ya se han formado. Sin embargo, la neurogénesis en adultos también acontece en los mamíferos, algo que se lleva estudiando desde la década de 1960.

El cerebro humano podría detectar el campo geomagnético, según un experimento

En la nueva investigación made in Spain digirida por la bióloga molecular Maria Llorens-Martin de la Universidad Autónoma de Madrid, los investigadores estudiaron el tejido cerebral de pacientes humanos fallecidos para examinar la neurogénesis del hipocampo adulto (AHN) con mayor detalle.

“Nuestro grupo de investigación se centra en investigar los mecanismos que controlan la neurogénesis del hipocampo en adultos, tanto en condiciones fisiológicas como patológicas”, explica el sitio web oficial del laboratorio del equipo“En particular, estamos interesados ​​en determinar el potencial terapéutico del aumento de la neurogénesis del hipocampo en adultos para el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Alzheimer (EA) y otras tauopatías”.

Para averiguar si las nuevas neuronas continúan desarrollándose en las personas mayores, los investigadores estudiaron una región del hipocampo llamada giro dentado (DG) en muestras de tejido obtenidas de 13 personas fallecidas. Los sujetos contabancon edades comprendidas entre los 43 y los 87 años, habiendo fallecido por causas diversas como cáncer, apoplejía o sepsis. No obstante, todas ellas se consideraron neurológicamente sanas antes de morir, dejando sus cuerpos a la ciencia.

El estudio arroja datos reveladores en torno a la neurogénesis adulta: se extiende hasta la novena década de la vida, algo que se muestra muestra en miles deneuronas que expresan doublecortina (DCX +) en el DG, que se corresponden con la neurogénesis. “La abundancia relativa de neuronas inmaduras DCX + detectadas, junto con la expresión de marcadores celulares característicos de las etapas tempranas y tardías de la maduración, sugiere que estas células también tienen un período de maduración prolongado durante el AHN en los humanos”, apuntan los investigadores.

La neurogénesis se detiene en los enfermos de Alzheimer

Cuando el equipo analizó los cerebros de 45 pacientes fallecidos con enfermedad de Alzheimer de entre 52 y 97 años, notaron una disminución marcada y progresiva en el número de neuronas con respecto al avance del deterioro cognitivo. En contraste, en personas neurológicamente sanas, parece que la edad produce un declive más moderado en la neurogénesis en adultos, con el tejido DG de los 13 pacientes sanos que muestran una disminución más leve en las células DCX + a medida que su edad varía de 43 a 87.

“La cantidad de células DCX + detectadas en individuos neurológicamente sanos de cualquier edad fue consistentemente más alta que la encontrada en pacientes con Alzheimer, independientemente de la edad de estos pacientes”, puntualizaron los investigadores. Los datos apoyan la teoría de que Alzheimer es una condición que difiere del envejecimiento fisiológico. En esta enfermedad los mecanismos neuropatológicos independientes contribuyen a devastar la población de neuronas inmaduras, incluso en las primeras fases del Alzheimer.

De cara al futuro los responsables del estudio proponen sistemas para monitorizar la detección temprana de estas alteraciones con métodos no invasivos para que los médicos puedan detectar los biomarcadores del Alzheimer temprano y otras enfermedades neurodegenerativas antes de que avancen. Accede al estudio completo en la revista Nature.

Fuente | Science Alert

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.