Salud

Un estudio revela que los millennials están envejeciendo realmente mal

Un estudio revela que los millennials están envejeciendo realmente mal

Una nueva investigación realizada por un equipo de sociólogos de la Universidad Estatal de Ohio ha descubierto una alarmante tendencia: la generación de los millennials está envejeciendo muy mal en términos de salud, tanto a nivel fisiológico como psicológico y conductual.

Los millennials son una generación lastrada por numerosos obstáculos: la precariedad laboral -en la actualidad son el segmento más perjudicado por la crisis económica del coronavirus, siendo el paro juvenil de un 40% en nuestro país-, la dificultad para independizarse o acceder al mercado de la vivienda, las recesiones vividas en 2008 y la actualidad o la amenaza del cambio climático. Ahora, un nuevo estudio señala que también tienen una salud peor y más frágil que sus predecesores.

Así lo ha concluido un equipo de sociólogos de la Universidad Estatal de Ohio al descubrir que las generaciones X e Y, ese segundo grupo generalmente conocido como millennials, están envejeciendo muy mal. Según su investigación, publicada en el American Journal of Epidemiology, este segmento de la población muestra una tendencia descendente en los patrones de salud fisiológica, psicológica y conductual.

“El empeoramiento de los perfiles de salud que encontramos en la generación X y la generación Y es alarmante”, apunta el investigador principal y profesor de sociología del estado de Ohio, Hui Zheng. “Si no encontramos una manera de frenar esta tendencia, potencialmente veremos una expansión de las tasas de morbilidad y mortalidad en Estados Unidos a medida que estas generaciones envejezcan”. Cabe destacar que su estudio se centra en el país norteamericano y por tanto, no puede extrapolarse a otras regiones.

Para llegar a esta conclusión, los responsables del estudio analizaron minuciosamente los datos de dos encuestas gigantes realizadas por el Centro Nacional de Estadísticas de Salud que involucraron a casi 700.000 personas, comprobando cómo la salud estaba cambiando con el tiempo y entre generaciones. En concreto, usaron información de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición 1988-2016 (62,833 encuestados) y la Encuesta Nacional de Entrevistas de Salud 1997-2018 (625,221 encuestados).

6 de cada 10 millennials no tienen capacidad de ahorro

No es solo el aumento de las tasas de obesidad lo que explica el deterioro de la salud, aunque el estudio señala que parece contribuir a algunos de los factores que se utilizaron para determinar la salud en general. También contribuyeron otros factores como la depresión, los estilos de vida cada vez más sedentarios y el aumento del consumo de drogas y alcohol.

Para medir la salud física, los investigadores utilizaron ocho marcadores de una afección llamada síndrome metabólico, una constelación de factores de riesgo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular, enfermedad renal y diabetes. Algunos de los marcadores incluyen la circunferencia de la cintura, la presión arterial, el nivel de colesterol y el índice de masa corporal (IMC). También utilizaron un marcador de inflamación crónica, albúmina urinaria baja y un marcador adicional de función renal, el aclaramiento de creatinina.

Los investigadores encontraron que las medidas de salud física han empeorado desde la generación Baby Boomer hasta la Generación X (nacidos en 1965-80) y la Generación Y (nacidos en 1981-99). Para los blancos, los aumentos en el síndrome metabólico fueron el principal culpable, mientras que los aumentos en la inflamación crónica se observaron más en los afroamericanos, particularmente en los hombres.

Los resultados mostraron que los niveles de ansiedad y depresión han aumentado desde la generación War Babies (nacidos entre 1943-45) hasta la Generación Y, mientras que comportamientos de riesgo como la posibilidad de beber en exceso se han incrementado especialmente después de finales de la Generación X (nacidos entre 1973 y 1980).

“Las personas de la generación X y la generación Y son todavía relativamente jóvenes, por lo que es posible que estemos subestimando sus problemas de salud. Cuando envejezcan y las enfermedades crónicas se vuelvan más frecuentes, tendremos una mejor visión de su estado de salud”. En Estados Unidos ya se aprecian disminuciones recientes en la esperanza de vida y aumentos en la discapacidad y la morbilidad.

Fuente | Futurism

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.