Salud

Un estudio relaciona problemas cardíacos en mascotas con la variante británica de coronavirus

mascotas

Un nuevo estudio preliminar ha hallado que una pequeña cantidad de animales que habían desarrollado problemas cardíacos también habían sido infectados con la variante B117 SARS-CoV-2 que surgió en el Reino Unido.

Aunque queda muchísima investigación por delante, un estudio alerta a los veterinarios para que presten atención al posible vínculo entre la variante británica de coronavirus y los problemas cardíacos hallados en animales domésticos como perros y gatos. Este estudio de preimpresión, todavía pendiente de su revisión por pares, muestra un posible vínculo entre una muestra de animales que desarrolló estos problemas y la cepa B117 SARS-CoV-2 que surgió en el Reino Unido.

El estudio fue realizado por varios veterinarios especializados en la salud cardiovascular de nuestros queridos perros y gatos. A finales de 2020 apreciaron un aumento significativo en los casos de un tipo de inflamación cardíaca llamada miocarditis en estos animales. Ante el repentino incremento de casos de esta enfermedad en el Departamento de Cardiología del Centro de Referencia Veterinaria Ralph (RVRC), con sede en las afueras de Londres (Reino Unido), entre diciembre de 2020 y febrero de 2021 se pusieron a investigar. En ese período la incidencia se disparó del 1,4 al 12,8%. 

“Este repentino aumento de casos pareció imitar la curva y la línea de tiempo de la pandemia humana COVID-19 en el Reino Unido debido a la variante B117, comenzando a mediados de diciembre de 2020, alcanzando su punto máximo a fines de enero de 2021, antes de regresar a la tasa histórica. a mediados de febrero de 2021”, explican los responsables del estudio.

Por qué a tu gato le gusta tanto dormir a los pies de la cama

Aunque hasta ahora solamente se confirmó un número muy reducido de casos de COVID-19 en mascotas, ninguno de los animales tenía síntomas clásicos de COVID-19, como problemas digestivos o respiratorios leves. El aumento en casos de miocarditis se produjo en una muestra pequeña: 18 animales en total pero que suponen 10 veces más que en circunstancias normales. 17 de ellos sobrevivieron al problema cardíaco.

La coincidencia se produjo cuando los veterinarios averiguaron que la mayor parte de los dueños y cuidadores de las mascotas enfermas tenían síntomas de COVID-19 entre 3 y 6 semanas antes de que sus queridos peludos enfermasen, mientras que algunos de ellos dieron positivo en la enfermedad. Los investigadores recogieron muestras de sangre, hisopos rectales y nasales de seis gatos y un perro, así como muestras de sangre de otros dos gatos y dos perros, analizando la sangre en busca de anticuerpos contra el coronavirus y los hisopos en busca de trozos del virus en sí.

Cinco de los animales habían tenido contacto con un caso positivo de COVID-19, mientras que los demás eran desconocidos. Todos los hisopos nasales resultaron negativos, pero se encontró un nivel bajo del virus en dos gatos y un perro, mientras que otros tres animales obtuvieron un resultado positivo para anticuerpos.

“Más interesante aún, considerando sólo los cinco animales cuyos dueños o manipuladores fueron positivos para COVID-19 confirmados en laboratorio, cuatro resultaron positivos para SARS-CoV-2”, escribe el equipo.

Los veterinarios instan a la precaución y advierten del sesgo de su estudio, además de que está pendiente de la revisión por pares y de que la muestra resulta muy limitada debido a su pequeño tamaño.

“No queremos sembrar el pánico innecesariamente, especialmente porque en este momento tenemos una fuerte sospecha de transmisión de humano a mascota, pero no al revés, y no lo sabemos con certeza. Pero los veterinarios deben estar al tanto de esto para que puedan comenzar a realizar pruebas si sospechan un caso potencial de infección por COVID”, explican.

“Hay una necesidad urgente de acelerar y fortalecer en gran medida las investigaciones y la vigilancia de las infecciones animales por variantes altamente transmisibles como las variantes británicas B117, sudafricanas B1.351 y brasileñas P.1 como parte de la respuesta global a la actual pandemia”, concluyen los investigadores.

El estudio preliminar está disponible en bioRxiv.

Fuente | Science Alert

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.