Salud

Un estudio encuentra relación entre niveles bajos de de zinc y la gravedad de la COVID-19

Un estudio encuentra relación entre niveles bajos de de zinc y la gravedad de la COVID-19

Un estudio reciente examinó los vínculos entre los niveles de zinc en personas hospitalizadas con COVID-19 y la progresión y el resultado de la enfermedad, concluyendo que los niveles séricos del mineral podrían ayudar a predecir el resultado de los pacientes infectados de coronavirus.

Cada vez se arroja más luz sobre el coronavirus y se encuentran más factores e indicadores relacionados con la gravedad de la enfermedad. Una reciente investigación española elaborada de forma conjunta por el Hospital del Mar, el Instituto de Investigación Médica del Hospital del Mar y la Universidad Pompeu Fabra halló que los pacientes con niveles bajos de zinc mostraron una tasa de mortalidad del 21% en comparación con el 5% en aquellos con niveles saludables de este oligoelemento.

Los autores concluyen que los niveles séricos de zinc podrían ayudar a predecir el resultado de las personas con COVID-19. Y además, influye en la recuperación clínica, tres veces menor en aquellas personas con niveles de zinc adecuados. Este mineral es clave para el funcionamiento de las enzimas, la síntesis de proteínas, la síntesis de ADN y la división celular, la cicatrización de heridas y la función inmunológica.

Además, cabe destacar que el zinc desempeña un efecto antiinflamatorio y tiene actividad antiviral directa. Como resultado, su deficiencia en nuestro organismo puede reducir las respuestas inmunes tanto innatas como adaptativas.

El estudio pone el foco en investigar el efecto de los niveles de zinc en personas con COVID-19 grave sobre la progresión de la enfermedad y los resultados clínicos, así como a examinar el efecto de suplementar con este mineral para bloquear la replicación del SARS-CoV-2 en el laboratorio.

Presta atención a estas 7 señales de que te hace falta zinc

“El zinc es un elemento esencial para mantener una variedad de procesos biológicos, y alterar sus niveles provoca una mayor susceptibilidad a las infecciones y una mayor respuesta inflamatoria. Los niveles de zinc y los suplementos de zinc pueden resultar herramientas útiles para abordar la crisis del COVID-19″, señala Robert Güerri-Fernández, médico del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital del Mar y uno de los autores del estudio.

Para ello se tuvieron en cuenta datos de 249 adultos ingresados ​​en la unidad COVID-19 del hospital entre el 9 de marzo de 2020 y el 1 de abril de 2020. La edad promedio de los participantes fue de 65 años y 51 años.  En total, el 28% de los participantes requirió ingreso en la unidad de cuidados intensivos y el 9% murió mientras estaba en el hospital.

Aproximadamente el 23% de los participantes tenían niveles bajos de zinc sérico al ingreso. Los participantes con niveles bajos de zinc tenían más probabilidades de experimentar COVID-19 grave y niveles elevados de marcadores inflamatorios -interleucina-6 y proteína C reactiva-. Por otra parte, aquellos con un nivel sérico alto se recuperaron tres veces más rápido: 8 días versus 25 dí

Además, aquellos pacientes con niveles bajos de zinc tuvieron una tasa de mortalidad significativamente mayor (21%) que los del grupo sano de zinc (5%) Tras ajusttar diferencias en la edad, el sexo, las comorbilidades y la gravedad de la enfermedad de los participantes, el estudio constata una disminución significativa del 6% en la mortalidad con cada unidad de aumento de zinc sérico al ingreso.

En un experimento de laboratorio paralelo, los investigadores demostraron que el aumento de las concentraciones de zinc disminuyó la replicación del SARS-CoV-2 en cultivos celulares. “Hemos demostrado la importancia de los niveles de zinc en la sangre de los pacientes como un predictor adicional del resultado en COVID-19, así como su potencial como herramienta terapéutica para el tratamiento”, apunta Guerri Fernández.

No hay que olvidar las limitaciones del estudio, de carácter observacional y que por tanto non puede demostrar una relación causal ni afirmar que el nivel bajo de zinc aumenta el riesgo de coronavirus o si por el contrario, la gravedad de la enfermedad agota el zinc. También se precisan muestras más amplias y un mayor número de centros implicados, ya que solamente se realizó en un hospital.

El equipo propone esta varianle como un parámetro para predecir la evaluación de los pacientes y también quieren iniciar ensayos clínicos sobre la suplementación de zinc en pacientes con niveles bajos ingresados por COVID-19, así como iniciar programas para administrar suplementos a grupos en riesgo de padecer niveles bajos del mineral.

El estudio ha sido publicado en la revista Nutrients.

Fuente | Medical News Today

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.