Salud

Un estudio cerebral explica por qué la depresión es más común en las mujeres

Un estudio cerebral explica por qué la depresión es más común en las mujeres

La depresión es un trastorno mental frecuente que afecta a más de 350 millones de personas en el mundo en la actualidad. Ahora, un estudio científico apunta a una de las causas por las que la prevalencia es mayor en mujeres.

Por segmentos de edad, entre las personas de 14 a 25 años, las mujeres tienen más del doble de probabilidades de tener depresión que los hombres. Aunque estas diferencias se vuelven menos pronunciadas en la adultez tardía, las estimaciones globales todavía muestran un aumento de 1.7 veces en la prevalencia de depresión entre las mujeres.

La Organización Mundial de la Salud apunta a que la depresión se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración. La anhedonia es la palabra que describe la incapacidad de obtener alegría o placer de actividades que solían agradar previamente. A nivel neurológico, se presenta como una actividad reducida en el área de procesamiento de recompensas del cerebro, llamada estriado ventral.

Ahora, una nueva investigación arroja luz sobre cómo las diferencias sexuales en la depresión se manifiestan en el cerebro. De forma específica, un grupo de científicos ha mostrado cómo la inflamación afecta la respuesta del cerebro a las recompensas de manera diferente en hombres y mujeres. Los resultados han sido publicados en la revista Biological Psychiatry: Cognitive Neuroscience and Neuroimaging.

Un estudio destaca que la dieta mediterránea previene la depresión

Naomi Eisenberger, profesora de la Universidad de California en Los Ángeles, y su equipo administraron una dosis baja de endotoxina para inducir la inflamación o un placebo para hombres y mujeres sin depresión. En total, el estudio incluyó 115 participantes, 69 de los cuales eran mujeres. Los investigadores asignaron al azar a los participantes al grupo control/placebo o al grupo de endotoxinas de dosis baja.

Dos horas después de la intervención, que es el pico de la reacción inflamatoria a la toxina, se les pidió a los participantes que completaran una tarea en la que tenían que anticipar una recompensa monetaria. Los participantes hicieron la tarea mientras se sometían a un escáner de resonancia magnética funcional.Los resultados revelaron que la endotoxina redujo la actividad del cuerpo estriado ventral de procesamiento de recompensa. Sin embargo, los investigadores notaron que este efecto difería según el género de los participantes.

“En las mujeres la endotoxina condujo a una disminución de la actividad antes de la recompensa, pero este efecto no estuvo presente en los participantes masculinos”. Las disminuciones se asociaron con un incremento en la inflamación, lo que sugiere que las mujeres con trastornos inflamatorios crónicos pueden ser particularmente vulnerables a desarrollar depresión a través de la disminución de la sensibilidad a la recompensa.

De este modo, el estudio apunta a ciertas diferencias en la sensibilidad neuronal para recompensar en respuesta a la inflamación y sienta la base para prestar atención a los tipos de depresión de naturaleza inflamatoria que pueden experimentar las mujeres.

Fuente | Medical News Today

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.