Salud

Los tickets de compra en los que se borra la tinta contienen una sustancia peligrosa

Los tickets de compra en los que se borra la tinta contienen sustancias cancerígenas

Un estudio liderado por la Universidad de Granada (UGR) revela que el papel térmico con el que se elaboran aquellos tickets de la compra en los que se suele borrar la tinta contiene la peligrosa sustancia bisfenol-A (BPA).

9 de cada 10 recibos de la compra en los que la tinta se borra con el paso del tiempo contienen bisfenol-A (BPA), un conocido disruptor endocrino que altera el equilibrio hormonal y propicia enfermedades como malformaciones genitourinarias, infertilidad, obesidad y cáncer en órganos dependientes de las hormonas, como el de mama.

Así lo indica una investigación científica liderada por la Universidad de Granada (UGR), en el que participan investigadores del Instituto de Investigación Biosanitaria de Granada (ibs.GRANADA), el Hospital Universitario San Cecilio de Granada; la Université Paris Descartes y el Hospital Necker Enfants Malades de París (Francia) y la National School of Public Health de Río de Janeiro (Brasil).

Alimentos que debes comer para prevenir el cáncer, según la ciencia

La industria debe buscar alternativas que reviertan la exposición inadvertida de la población a esta sustancia, presente en el mencionado papel térmico de los recibos, y reconocible “porque, si acercamos una fuente de calor, por ejemplo, una cerilla, se ennegrece de forma instantánea”, según revela el catedrático de Medicina de la UGR Nicolás Olea, coautor del trabajo junto a José Manuel Molina, del ibs.GRANADA. En algunos casos se sustituye por el bisfenol-S (BPS) con una estructura molecular algo similar al BPA, pero que introduce en su fórmula un átomo de azufre (S) en lugar de un carbono (C). También se trata de un disruptor endorino.

Para el estudio, que ha visto la luz en la revista Environmental Research, los investigadores han analizado la presencia tanto de BPA como de BPS en 112 tickets de compra de papel térmico procedentes de Brasil, España y Francia. Los usuarios pueden reconocer estos recibos ya que se emborronan con el tiempo -por lo que muchos dependientes no son capaces de leer su contenido para una devolución- y suelen desprender un fino polvo blanco, que precisamente, se trata del mentado BPA.

En España el 90% de los recibos de papel térmico contienen BPA

Mientras que solamente la mitad de los tickets franceses contienen dicha sustancia nociva -pues el Gobierno tomó medidas desde 2014 para proteger a la población reduciendo la presencia del compuesto- tanto en Brasil como en España 9 de cada 10 tickets de compra de este tipo tienen BPA, mientras quela actividad biológica de carácter hormonal anti-androgénica está presente en todos aquellos que contienen BPA.

“Lo malo es que la alternativa francesa parece ser el BPS, que lo hemos encontrado fundamentalmente en los recibos de ese país y rara vez en los españoles y brasileños. Lamentablemente, BPS es también un disruptor endocrino, con una mayor persistencia medioambiental y por tanto, no puede es una opción válida”, destaca el catedrático de la UGR. Los responsables del estudio creen que al tener una regulación menos estricta, el BPS incrementará su incidencia en los próximos años. 

La obesidad será la mayor causa prevenible de cáncer en mujeres, superando al tabaquismo

La recomendación para lo población es proceder con cautela y manipularlos lo menos posible: no mezclar estos recibos con ninguna clase de alimento, especialmente fresco como el pescado o la carne. Tampoco se deben arrugar, jugar con ellos, emplearlos para escribir notas o conservarlos en la cartera, la mochila o el coche. También recalcan la importancia de exigir que la sustitución del BPA en el papel térmico prometida en España para el 2020 no se haga sustituyéndolo por papel térmico con BPS.

“Se trata de un ejemplo más de que algo está fallando en los sistemas de vigilancia de la toxicidad de los compuestos químicos de nuestro medio. Parecería que las medidas reguladoras se establecen a posteriori, cuando la exposición humana ya es evidente. De hecho, la protección de cientos de miles de personas jóvenes trabajando como cajeros y cajeras en los supermercados y comercios no se está llevando a cabo con la rigurosidad que sería conveniente”, indica Nicolás Olea.

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.