Salud

Tenemos en el cuerpo una media de 20,5 químicos peligrosos asociados al envasado de alimentos

Tenemos en el cuerpo una media de 20,5 químicos peligrosos asociados al envasado de alimentos

El estudio, llevado a cabo por la Fundación Rezero y Zero Waste Europe con muestras de orina de personajes famosos, ha detectado la presencia de un promedio de 20,5 sustancias químicas peligrosas.

Un estudio recientemente publicado por la Fundación Rezero y Zero Waste Europe (organización financiada por el Programa LIFE de la Unión Europea) ha detectado una preocupante presencia en el cuerpo humano de sustancias químicas peligrosas que, habitualmente, son utilizadas para el envasado de alimentos.

Este tipo de componentes son, sobre todo, ftalatos y fenoles, que, como apuntan los investigadores, “se asocian al cáncer y a enfermedades cardiovasculares, además de afectar el sistema inmunológico y reproductivo”. Los creadores del estudio piden “acciones contundentes para garantizar envases sostenibles y seguros que sirvan para proteger al medio ambiente y a la salud humana”.

Un promedio de 20,5 productos químicos peligrosos en cada muestra

Han analizado muestras de orina de 52 participantes provenientes de Bélgica, Bulgaria, Letonia, Portugal, Eslovenia y España. Todos los que se han prestado a este estudio son personalidades políticas, científicas, artistas, chefs, periodistas y otras figuras públicas. En España, por ejemplo, han tomado parte el cantante Macaco, el pintor Miquel Barceló, la chef Carme Ruscalleda y la antropóloga, profesora, ingeniera y activista feminista, Yayo Herrero.

Vino tinto que sabe a gasolina o patatas que apestan a carne podrida: el raro efecto secundario de la COVID-19

En total, analizaron 28 sustancias químicas, y se encontraron un promedio de 20,5 en cada muestra. El trabajo, subrayan, “se suma a una creciente preocupación científica que prueba que las personas consumidoras están expuestas constantemente a sustancias químicas peligrosas a través de envases de alimentos de un solo uso, especialmente plástico, y vincula esta exposición a una serie de enfermedades”.

“Nos están envenenando”

La basura y el cáncer están muy relacionados. Hoy morirán en España 320 personas por cáncer y se diagnosticarán casi 800 casos más. Pues bien, el 95 % de estos casos estarán ligados con nuestros hábitos y exposiciones -con el uso del plástico- y no con nuestro ADN”, sostiene el doctor Nicolás Olea, catedrático, especialista en Salud Ambiental.

En la misma línea se pronuncia el biólogo marino Manu San Félix: “Las personas compran algo con plástico porque piensan que está más limpio; pero hay una suciedad invisible tóxica que directamente ingerimos. Se están comercializando los alimentos en plástico y, en vez de ayudarnos, nos están envenenando”

En marzo, un grupo de científicos de renombre publicó una Declaración de Consenso que alarmó sobre los miles de productos químicos peligrosos utilizados en el envasado de alimentos y otros tipos de materiales en contacto con los alimentos. La declaración destaca que, “dada la capacidad de estos productos a migrar del envase al alimento, su uso continuo está poniendo en riesgo la salud humana”.

Como reacción a la declaración, más de 230 ONG de todo el mundo firmaron una Declaración de Preocupación en la que pedían a los responsables de la toma de decisiones que articularan medidas urgentes.

Revisión de la legislación sobre materiales en contacto con alimentos

A principios de este año, la Comisión Europea se comprometió a proponer una revisión de la legislación de la UE sobre materiales en contacto con alimentos para fines de 2022. La legislación actual, indican los autores del informe, “está desactualizada, es insuficiente e inadecuada, y se reconoce ampliamente que está fallando en su trabajo de proteger la salud humana en toda Europa”.

El director de Zero Waste Europe, Joan Marc Simón, señala que, “aunque es importante atacar de raíz el plástico de un solo uso, en la actualidad no hay trazabilidad ni una regulación exigente de ningún producto de usar y tirar. No nos vale la sustitución del plástico por otro material, sino la implantación de la reutilización de envases como el vidrio que, a lo largo de los años, ha demostrado ser el más estable”.

Actualmente, recuerdan, está en debate la reforma de la Ley estatal de Residuos y Suelos Contaminados. Tal y como destacan desde la Fundación Rezero, “entidades ecologistas, científicos y representantes de todos los sectores exigen al gobierno la introducción de las siguientes medidas”:

  • Que los productos de consumo no contengan sustancias químicas peligrosas ni aditivos perjudiciales para la salud humana ni los ecosistemas.
  • Que penalice inmediatamente los plásticos de usar y tirar en el envasado de alimentos, tanto por el mal que causan al medioambiente como por el daño que le hacen a nuestra salud.
  • Que garantice a la ciudadanía el acceso a los envases reutilizables en los comercios y supermercados. Por lo tanto, tiene que establecer cuotas mínimas y obligar a los distribuidores a implantar circuitos de reutilización y sistemas de retorno (SDDR).
  • Que priorice la información y la transparencia para que todos conozcamos la trazabilidad de las sustancias y la composición de los plásticos que entran en el mercado.

*Artículo original publicado en Business Insider

Te recomendamos

Sobre el autor

Business Insider