Salud

Nuestra temperatura corporal es más fría que hace un siglo, según este estudio

estudio temperatura corporal

Durante mucho tiempo 37 grados Celsius se han utilizado como medida de la salud humana para establecer la temperatura corporal normal. Sin embargo, recientes investigaciones señalan que podríamos habernos vuelto más fríos.

37 grados fue el promedio de temperatura corporal saludable establecido por el médico alemán Carl Reinhold August Wunderlich allá por 1851 tras tomar mediciones de decenas de miles de pacientes. No es que haya hecho mal su cálculo, sino que podríamos ser más fríos más de siglo y medio después. Mientras que en el siglo XIX asistíamos al comienzo de la ciencia conocida como termometría, desde entonces un puñado de estudios ha sido crítico con la medición de Wunderlich, provocando llamadas para reducirla en una fracción de grado.

La investigación más reciente para descubrirlo, llevada a cabo por Julie Parsonnet, de la Universidad de Stanford, buceó en los registros médicos de casi 24.000 veteranos del Ejército de la Unión después de la Guerra Civil de los EE. UU, determinando cuál era la temperatura corporal media hace un siglo. Los investigadores compararon los números con alrededor de 15.000 registros de una encuesta nacional de salud de principios de la década de 1970 y 150.000 registros de una plataforma de datos clínicos de Stanford que representaba a principios de la década de 2000. Así, obtuvieron un total de medio millón de mediciones individuales.

7 increíbles beneficios del frío para tu salud

Efectivamente, existe una clara y significativa diferencia con el tiempo: las personas que vivían a fines del siglo XIX eran ligeramente más cálidas. Los hombres nacidos en la década de 2000, por ejemplo, eran 0,59 grados centígrados más fríos que los nacidos a principios de 1800, lo que representa una disminución constante de 0,03 grados centígrados por década. Esta caída fue similar para las mujeres, con una caída de 0,32 grados Celsius desde la década de 1890.

¿Qué explicación fisiológica subyace tras estos cambios? Parsonnet explica que todo el entorno en el que vivimos ha experimentado bruscos cambios desde entonces: desde la temperatura en nuestros hogares a nuestro contacto con microorganismos y los alimentos a los que tenemos acceso. “Todas estas cosas significan que, aunque pensamos en los seres humanos como si fuéramos monomórficos y han sido lo mismo para toda la evolución humana, no somos lo mismo. En realidad estamos cambiando fisiológicamente”, apunta.

La investigación, que ha visto la luz en eLife, apunta hacia las mejoras en la salud y la nutrición como responsable de esta destacada bajada en la temperatura corporal media. Dado que la inflamación está estrechamente relacionada con las variaciones en la temperatura corporal, una disminución de las infecciones crónicas podría explicar por qué estamos un poco menos febriles. Eso sí, las enfermedades ligadas al cambio climático futuro podrían provocar un nuevo aumento en los termómetros.

Fuente | Science Alert

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.