Salud

Señales de alarma de que estás comiendo demasiado azúcar

Señales de alarma de que estás comiendo demasiado azúcar

El azúcar es el enemigo número uno para la Organización Mundial de la Salud y está directamente vinculada a problemas cardiovasculares, cáncer, obesidad o diabetes. ¿Cómo te avisa tu cuerpo de que estás consumiendo demasiado?

Eliminar gran parte del azúcar añadido y procesado de nuestra dieta es un paso esencial para ganar en bienestar y salud. Además de aportar calorías adicionales, carece de nutrientes esenciales, aumenta el azúcar en sangre y aumenta el riesgo de padecer problemas cardíacos, cáncer, diabetes u obesidad.

9 trucos para lograr comer menos azúcar a diario

El azúcar natural se encuentra en alimentos enteros, especialmente frutas aunque también está presente en menor medida en zanahorias, remolacha, calabaza o cebolla, así como algunos productos lácteos. Su consumo es bueno, mientras que se debe evitar en la medida de lo posible el de tipo procesado o añadido, que incluye el de caña blanca, el sirope de agave o el jarabe de maíz alto en fructosa.

Lo que sucede con el azúcar añadido es que consumimos dosis mucho más altas, ya que su cantidad en los alimentos procesados es anormalmente alta, una dosis que nuestro cuerpo no está diseñado para digerir. De hecho, los alimentos ultraprocesados contribuyen a casi el 90% de nuestra ingesta de azúcar, según un estudio de BMJ Journal. Las principales fuentes de azúcares añadidos en los alimentos ultraprocesados ​​son refrescos carbonatados, zumos industriales, bollería, helados y otros dulces.

Hoy queremos repasar algunos síntomas a los que debes prestar atención y que te indican que estás comiendo demasiado azúcar. 

Signos de que estás comiendo demasiado azúcar

  • Problemas digestivos y tránsito irregular: Algunas investigaciones sugieren que el azúcar podría disminuir la diversidad de bacterias saludables en el intestino en tan solo una semana, haciendo que su sistema digestivo se vuelva lento. Mientras, los alimentos ricos en fibra tienen un impacto positivo.
  • Brotes de acné: Algunos estudios han relacionado los brotes con el consumo de demasiados alimentos azucarados, puesto que el azúcar aumenta la producción de hormonas, particularmente los andrógenos, relacionadas con el acné hormonal inflamatorio alrededor de la mandíbula y la boca.
  • Irritabilidad y mal humor: Varios estudios vinculan los azúcares con trastornos del estado de ánimo como la depresión. Además de los cambios de azúcar en la sangre, esta sustancia puede interferir con los neurotransmisores en el cerebro responsables de los cambios anímicos. Aunque en un principio propicia un aumento de la serotonina, provoca fatiga, tristeza y mal humor a la larga. La mejor manera de estabilizar el azúcar en la sangre y el estado de ánimo es comer más granos enteros, fibra y proteínas.
  • Descansas mal por la noche: El consumo nocturno de azúcar hará más difícil conciliar el sueño y relajar tu mente y cuerpo al desencadenar la liberación de serotonina. Lo ideal siempre resulta cenar un par de horas antes de acostarte para evitar la pesadez, indigestión y pesadillas.
  • Arrugas prematuras: Ha quedado demostrado por la ciencia que una dieta alta en azúcar acelera el envejecimiento de la piel. Esto se debe a que el exceso de azúcar en la dieta reacciona con proteínas en el torrente sanguíneo y forma productos finales de glicación (AGE) avanzados, dañando las proteínas estructurales en el colágeno y la elastina responsable de la elasticidad en la piel.
  • Caries y destrucción del esmalte dental: Cuando el azúcar se deposita en los dientes, alimenta las bacterias de la placa que ya están allí de forma natural, produciendo ácidos que se desgastan en el esmalte dental, conduciendo a la formación de caries.
  • Siempre estás hambriento: Si el azúcar no tiene fibra o proteína, no te llenará, lo que sumado a los picos altos y bajos de azúcar en sangre provoca un hambre desmesurada. Deberías optar por alternativas más saciantes ricas en fibra, grasas saludables, proteínas magras o de origen vegetal.
  • Dolor articular: Estudios recientes han relacionado el consumo regular de bebidas azucaradas con la artritis reumatoide en las mujeres, posiblemente debido a la inflamación.
  • No eres capaz de controlar tu peso: Los alimentos con mucho azúcar blanco te hacen sentir menos satisfecho, por lo que es más probable que ingieras más calorías por comida. Sin embargo, carbohidratos complejos como granos enteros, frutas y verduras, grasas saludables como nueces y semillas y proteínas magras como pescado y pollo hacen que las digestiones sean más lentas, manteniendo los niveles de azúcar en sangre estables y contribuyendo a regular tu peso. 
  • Niebla mental: Otro síntoma ineludible del excesivo consumo de azúcar se trata de la bruma o niebla mental debido a la caída del azúcar en sangre.  Así, perderás concentración, sentido de la alerta y rendimiento para trabajar, estudiar o realizar las tareas cotidianas.
  • Te sientes hinchado: No solo la sal hincha, sino también el azúcar, especialmente si tienes sensibilidad a los azúcares como la fructosa (azúcar en la fruta) y la lactosa (en los lácteos). También puedes perder masa muscular, puesto que el azúcar inhibe la capacidad del cuerpo para sintetizar proteínas en el músculo. Un estudio en animales señaló que las ratas alimentadas con azúcar perdieron más masa corporal magra y retuvieron más masa grasa que las ratas alimentadas con carbohidratos complejos.
  • Presión arterial alta: El azúcar es peor para la presión arterial que la sal, según un estudio publicado en la revista Open Heart. Solo unas pocas semanas con una dieta alta en sacarosa incrementan la presión arterial sistólica y diastólica. Otro estudio del British Journal of Nutrition encontró que por cada bebida endulzada con azúcar, el riesgo de desarrollar hipertensión aumentó un 8%.

Fuente | Eat This, Not That

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.