Salud

Seguros de vida y salud: cuándo puedes desgravarlos en la Renta

Los seguros de vida se adaptan al mundo freelance y del coworkingLos seguros de vida se adaptan al mundo freelance y del coworkingLos seguros de vida se adaptan al mundo freelance y del coworking

¿Me puedo desgravar el seguro de salud? ¿Y el seguro de vida? Sí, pero sólo en determinados casos. Te contamos cuándo puedes deducir en la renta estas pólizas.

Los seguros pueden servir para algo más que cubrirte ante imprevistos, también pueden ayudarte a ahorrar en la declaración de la renta, aunque no todos ni bajo cualquiera circunstancia.

El seguro de vida y el seguro de salud se pueden deducir en el IRPF, pero no de forma general.

Cuando puedes desgravar el seguro de vida

Los seguros de vida tienen ventajas fiscales siempre que estén vinculados a la hipoteca. Si el banco te obligó a contratar una póliza de vida o ésta te ayuda a pagar menos intereses por la casa, podrás sumarlo a la deducción por la compra de vivienda habitual. Pero eso sí, la deducción por compra de vivienda sólo se aplica a adquisiciones anteriores a 2013.

La deducción por vivienda permite desgravar hasta un 15% de las cantidades destinadas a compra de la casa sobre un máximo de 9.040 euros al año. Dentro de estos gastos podrás incluir tanto el seguro de vida como el seguro de hogar.

A modo de ejemplo, imagina que pagas 500 euros al mes de hipoteca, lo que supone 6.000 euros al mes. Todavía te faltan más de 3.000 euros para llegar al máximo, por lo que podrás sumar los 450 euros del seguro de hogar y los 750 del seguro de vida. Gracias a ellos desgravarás 180 euros en tu declaración de la renta.

A qué edad conviene contratar un plan de pensiones

Eso sí, para poder deducir ambos préstamos deben de estar vinculados a la hipoteca. En otras palabras, tienen que ser seguros del banco, que aparezcan en el contrato. Si has contratado un seguro de vida por tu cuenta no podrás desgravar, aunque su objetivo sea también cubrir la hipoteca y lo mismo se aplica al seguro de hogar.

Un caso diferente es el de los seguros de vida-ahorro. Este tipo de pólizas son en realidad herramientas de ahorro e inversión, sólo que estructurados a través de un seguro de vida. Estamos hablando de los Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS) y los Planes de Previsión Asegurados (PPA), entre otros.

Los PPA son el único seguro de vida que se puede desgravar sin estar vinculado a la hipoteca. La deducción de los PPA funciona igual que la de los planes de pensiones. Gracias a ella podrás restar el dinero que inviertas hasta 8.000 euros a lo que ganas hasta un máximo del 30% de tu base imponible. En este caso el ahorro fiscal dependerá de lo que ganes.

El único requisito es que tomador y beneficiario sean la misma persona. Es decir, que seas tú quien cobrará el seguro y no otra persona.

Cuando puedes desgravar del seguro de salud

La fiscalidad del seguro médico no tiene nada que ver con la del seguro de vida. De hecho, los seguros de salud no desgravan con carácter general. A fin de cuentas, no son obligatorios y quienes los contratan es porque quieren tener una seguridad adicional a un riesgo ya cubierto por la Seguridad Social.

Sin embargo, existen dos excepciones a la norma: los trabajadores autónomos y los seguros de salud que contrata la empresa para sus trabajadores.

Para los autónomos en régimen de estimación directa el seguro de salud es un gasto deducible. En concreto, si eres trabajador por cuenta propia podrás desgravar hasta 500 euros por tu seguro médico, el de tu cónyuge y tus hijos menores de 25 años, siempre que vivan contigo y no superen una serie de ingresos mínimos.

10 cosas que puedes hacer antes de final de año para pagar menos en la Renta 2018

El límite de 500 euros se aplica a cada seguro y aumenta hasta los 1.500 euros en caso de que alguno de los miembros de la familia tenga una discapacidad reconocida. En cualquier caso, el total de la deducción nunca podrá superar los 4.500 euros.

Esta deducción es en realidad una reducción, ya que reduce directamente tu base imponible (igual que la de los planes de pensiones y los PPA). De esta forma, si has ganado 35.000 euros y has pagado 750 euros en seguro, será como si solo hubieses ganado 34.250 euros a ojos de Hacienda.

Los seguros médicos son una de las formas más habituales de retribución en especie por parte de las empresas. Una de las razones es que es positivo para la empresa y el empleado, por lo menos a efectos fiscales. La empresa puede desgravar el 100% de este gasto y tú como trabajador también disfrutarás de ventajas fiscales. De hecho, negociar el bonus anual o tu próximo aumento de esta forma es una de las claves para pagar menos en la renta.

Para que lo entiendas mejor, tu seguro médico, así como el de tu mujer y tus hijos menores de 25 años se considera salario en especie y como tal, está exento de tributar en la renta. Esto quiere decir que no tendrás que sumar el seguro a lo que ganas al hacer el IRPF. El limite en este caso vuelven a ser los 500 euros por persona (1.500 euros en el caso de personas discapacitadas).

Esta ventaja es el motivo por el que, si quieres ahorrar en la renta, buscas fórmulas de retribución flexible puede ayudarte.

  • Los seguros de vida tienen ventajas fiscales cuando están vinculados a la hipoteca.
  • Los autónomos pueden desgravar su seguro de salud y también el de la familia.
  • Los seguros médicos de empresa son fuente de ahorro fiscal, pero sólo en determinadas condiciones.

Te recomendamos

Sobre el autor

Business Insider