Salud

La razón psicológica por la que agotamos el papel higiénico por el coronavirus

La razón psicológica por la que agotamos el papel higiénico por el coronavirus

En lugares como Australia, Estados Unidos y Reino Unido el papel higiénico y otros productos sanitarios han volado de los establecimientos de forma compulsiva y desmedida en relación al coronavirus. Existe una razón psicológica tras este fenómeno.

Comercios minoristas y supermercados asisten a cómo de las estanterías el papel higiénico desaparece a una velocidad inusitada tras las noticias vinculadas al coronavirus y la expansión de los contagios. Si bien es más comprensible en cierto modo que se agote el gel desinfectante para manos o las toallitas desinfectantes, el papel higiénico estaría más vinculado al confinamiento en casa y la cuarentena, algo que ni siquiera ha sucedido en muchos de los lugares que reportan esta escasez, y cuyos proveedores incluso han tenido que limitar e imponer el racionamiento para estos productos básicos.

Existen varios motivos psicológicos y efectos mentales que influyen en la compra masiva de papel higiénico. Según comentaba a CNN el psicólogo clínico Steven Taylor, la fiebre por el papel higiénico se ampara en una respuesta de pánico a los temores globales sobre cómo el coronavirus puede afectar a las poblaciones. Debido a que aún se desconoce mucho sobre el virus, los consumidores pueden sentirse obligados a abastecerse de lo esencial ante el miedo de que artículos básicos no se repongan o deban permanecer en casa durante dos semanas de cuarentena.

Esta patente de 1981 revela la forma correcta de colgar el papel higiénico

También está el fenómeno de la compra de pánico que tiene un efecto de bola de nieve. Este fenómeno explica que cuando vemos estantes vacíos donde solía estar un producto como el papel higiénico -incluso aunque este no ofrezca ningún alivio real contra el COVID-19- o vemos imágenes, vídeos y publicaciones en redes sociales que muestran esta escasez nos contagiaremos de la compra ajena y buscaremos abastecernos de él en otro lugar.  

Es importante considerar que la falta de papel higiénico no es la prueba de una crisis de salud global, sino del pánico social y la precaución desmesurada de grandes sectores de población, incluso en áreas con menor riesgo o pocos contagios. Si alguien teme no poder comprar papel higiénico, esa aprensión se puede remediar comprando mucho. Es decir, que la propia adquisición del producto genera una falsa sensación de control sobre una situación que genera preocupación. 

Otro efecto psicológico se trata del efecto placebo, ya que según explica a The Conversation, Niki Edwards, investigador de la Universidad Tecnológica de Queensland, el papel higiénico simboliza el control y lo empleamos para ordenar y limpiar nuestro cuerpo.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, es apropiado abastecerse de artículos esenciales para el hogar dentro de lo razonable, pero es evidente que llenar un garaje de papel higiénico no es necesario, e incluso puede desencadenar más ansiedad y estrés en personas que la padecen.

Durante todo el año es bueno tener en casa un suministro mínimo de jabón de manos, detergente para la ropa, productos de limpieza, alimentos básicos y medicamentos recetados ante cualquier circunstancia entrevista, como una enfermedad, accidente o fenómeno meteorológico que impide salir de casa, no solamente ante la creciente alarma de una pandemia.

Fuente | Mental Floss

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.