Salud

¿Qué son y en qué consisten los huertos urbanos compartidos?

Nos zambullimos en la creciente tendencia de los huertos urbanos compartidos, iniciativas que se multiplican en cientos de ciudades del mundo buscando potenciar el autocultivo, la agricultura local y el consumo sostenible de alimentos.

Nos zambullimos en la creciente tendencia de los huertos urbanos compartidos, iniciativas que se multiplican en cientos de ciudades del mundo buscando potenciar el autocultivo, la agricultura local y el consumo sostenible de alimentos.

“Cambia tu barrio, cambia el mundo” es el lema de una red de activistas urbanos que han decidido reinventar Portland desde mediados de los noventa, plantando cara a los especuladores y creando comunidad. La misma premisa de “piensa global, actúa local” puede aplicarse a la revolución de los huertos compartidos, una iniciativa que ha cristalizado en miles de propuestas en ciudades occidentales durante los últimos años.

Algunos se remontan incluso un cuarto de siglo atrñas: South Central Community Garden en Los Ángeles, el Parc Floral de París, el Ghost Town en Okland o Brooklyn Rescue Mission Bed-Stuy Farm en Brooklyn son algunos ejemplos punteros. En primer lugar, cabe definir lo que es un huerto urbano compartido, ligado a movimientos como la soberanía alimentaria, la defensa del medioambiente o la horticultura ecológica.

Cómo poner en marcha tu huerto en casa

Los huertos urbanos compartidos son espacios de cultivo situados dentro de las ciudades y que permiten a sus habitantes hacer acopio extra de alimentos frescos y locales, brindar a la urbe un aspecto más verde y promover la agricultura de autoconsumo. En España el movimiento cobra especial peso a partir de 2011 y recibe el apoyo de diversos ayuntamientos que incluyen estas iniciativa en sus presupuestos y actividades locales subvencionadas. Lo habitual es que una propietario ceda la parcela sin arrendarla y la cosecha se comparta, o se empleen para ello terrenos de carácter público.

Los beneficios se cuentan a montones: por una parte se recuperan las huertas tradicionales y se transmite el conocimiento relativo a las técnicas de cultivo a generaciones más jóvenes, se promueven valores como la solidaridad y la cooperación, se difunde una perspectiva de alimentación saludable basada en productos frescos, estacionarios y de proximidad, se brindan alternativas de consumo gratuitas para personas con menos recursos económicos y se estimula la producción agraria local a pequeña escala. 

Huerto urbano

Huerto urbano en Edumburgo | Imagen de Raquel Sánchez

Por otra parte, los huertos urbanos compartidos dan vida y generan comunidad en torno de tierras en desesuso, disminuyen la contaminación y la generación de residuos orgánicos -ya que se puede fabricar compost con ellos-, mejoran la calidad del aire y reducen las temperaturas, estimulan la biodiversidad, reducen la soledad y generan bienestar físico y psíquico, son una vía de transformación social, una oportunidad para generar alternativas a las grandes cadenas alimentarias, promover la reducción del desperdicio de alimentos y generar nuevas vías de aprendizaje colectivo.

Ahora, puedes buscar en tu colectivo vecinal, asociaciones cercanas o propuestas del ayuntamiento iniciativas de huertos urbanos compartidos en tu localidad. Por mostrar algunas cifras, en Berlín estas iniciativas abastecen de frutas y verduras frescas a medio millón de personas, mientras que en España, la cifra ha experimentado un importante auge: mientras que en el año 2.000 se contabilizaban 1.000, en 2017 la cantidad ascendía a 15.000 según un sondeo realizado por la consultora GEA 21. El pistoletazo de salida lo marca la recesión económica, a partir de la cual crecieron notablemente los huertos escolares, comunitarios y huertos sociales con fines terapéuticos.

A lo largo y ancho de la geografía española destacan iniciativas como la Red de Huertos Urbanos de Madrid, El Caminito en Málaga, Zabalortu en el barrio de Zabalanga en Vitoria, Huertas las Moreras en Sevilla o los más de 200 huertos urbanos en diversos barrios de Santiago de Compostela. 

Imagen de portada | Colectivo ecologista Jalisco

Recursos a consultar | Calendario del huerto urbano | Red de huertos urbanos de Madrid |

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.