Salud

¿Qué son los germinados y cómo puedes hacerlos en casa?

germinados

Seguramente hayas escuchado hablar de ellos en alguna ocasión pero, ¿sabes qué son los alimentos germinados y el valor que pueden aportar a tus platos? Te explicamos en qué consisten y cómo prepararlos en casa.

Los germinados, también conocidos como brotes, son alimentos vivos de gran valor nutricional y ricos en oligoelementos, aminoácidos, minerales, enzimas y vitaminas. Proceden de cereales y leguminosas y valoran el valor nutricional de la propia semilla, planta o fruto. Al ser predigertidos ayudan a la propia digestión, siendo adecuados para estómagos delicados y sensibles.

Al poder cultivarse en casa son sumamente económicos, puedes disponer de ellos en cualquier momento del año y con nutrientes de alta calidad biológica. Es recomendable consumirlos crudos aunque también pueden formar parte de platos cocinados y salteados.

7 especias raras que deberías tener en tu despensa (y sus beneficios)

¿Qué case de nutrientes aporta? En primer lugar, aminoácidos, algo especialmente destacado en los germinados procedentes de legumbres y que proporcionan proteínas completas, mejorando aspectos como la prevención del envejecimiento o el fortalecimiento del sistema inmunológico. Los germinados de trigo, soja, lentejas o garbanzos aportan muchísima vitamina C: según revelan desde Conciencia Eco, la soja germinada incrementa su contenido en vitamina C hasta un 100% y los brotes de trigo en un 600% en sólo 5 días.

Los germinados aportan numerosas vitaminas del espectro tipo B: tiamina (B1), la riboflavina (B2) y la niacina (B3), presentes en germinados de sésamo, alfalfa, girasol o trigo. Este último también triplica el contenido de vitamina E, gran antioxidante, mientras que el de alfalfa es rico en betacaroteno -tiene más que el tomate o el pimiento-y vitamina K.

Hay importantes cantidades de hierro en los germinados de fenogreco, lentejas, soja roja y soja verde y alfada, así como potasio en el de judías, soja, girasol y almendras. El calcio es muy común en el de garbanzo, girasol o alfalfa. Todos ellos se caracterizan por su bajo contenido calórico, la presencia de enzimas digestivas, oligoelementos abundantes como cromo, colbalto, silicio, zinc o yodo y su alta concentración de nutrientes.

¿Por qué comer germinados? Ayudan a prevenir enfermedades, depuran residuos, combaten a los radicales libres, tonifican el sistema nervioso e inmune, reducen el colesterol, son vitales para las glándulas y el sistema circulatorio, retrasan el envejecimiento, luchan contra el estreñimiento, fortalecen la flora intestinal y estimulan las secreciones pancreáticas.

Cómo hacer germinados en casa

Aunque puedes adquirirlos comprados, es mucho más económico y versátil preparar los germinados en tu propio hogar. Solamente necesitarás semillas para germinar y agua filtrada, además de un kit germinador, fácil de conseguir tanto en tiendas físicas como online.

  • Colócalas en un recipiente de vidrio y agrega entre dos y tres tazas de agua filtrada, remojándolas entre 8 y 12 horas a temperatura ambiente.
  • Escurre el agua a través de la tapa germinador y añade agua fresca, repitiendo este procdeimiento dos veces.
  • Coloca el kit germinador boca abajo sobre un recipiente profundo y elimina toda el agua
  • Déjalo a temperatura ambiente evitando el contacto directo con el sol, aunque preocupándote de que reciba luz natural
  • Repite el proceso dos veces por día hasta que los brotes empecen a nacer. Lo percibirás cuando asomen rabitos verdes, y lo normal es que el proceso se complete entre dos y cuatro días.
  • Enjuágalos cuando estén listos retirando el agua y dejando que sequen en un colador. Puedes guardarlos en la nevera en tarros herméticos de vidrio.

Fuentes | Conciencia Eco

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.