Salud

¿Qué pasa si como alimentos con moho?

¿Qué pasa si comes por accidente comida con moho?

Seguramente en alguna ocasión hayas comido por error algún alimento con moho. Te contamos qué puede suceder, cómo afecta el moho a cada alimento y las precauciones que debes tomar para cuidar tu salud.

El moho es uno de los indicadores frecuentes de que un alimento no se encuentra en buen estado, Aunque existen excepciones como el tipo de moho Penicillium empleado para madurar, curar y aportar sabor a quesos como el roquefort, el brie o el camembert, el Aspergillus empleado para fermentar la salsa de soja y producir ácido cítrico o ácido glucónico, o la Saccharomyces cerevisiae con la que se hace pan, cerveza y vino, otros pueden resultar peligrosos debido a la presencia de sustancias tóxicas conocidas como micotoxinas. Algunas de ellas como la aflatoxina es de tipo cancerígeno.

7 errores comunes que cometes con el aceite de oliva

Bien, en términos generales, ¿qué sucede cuando ingieres un alimento con moho? Lo primero que debes hacer es calmarte y no preocuparte, pues si tienes un sistema inmunológico sano, es poco probable que te suceda nada malo. El peligro principal es que tengas alergia, que aunque habitualmente tampoco es grave, en algunos casos raros ha resultado mortal. Cada alimento con moho debe tratarse de una manera distinta -algunos pueden aprovecharse, por lo que te exponemos las directrices del departamento de Agricultura de Estados Unidos. 

Qué hacer ante un alimento con moho

  • Embutidos curados: Si ves que a tu jamón serrano o a tu salami duro le sale moho, solamente deberás eliminar el moho cortando la capa afectada. La parte restante podrás ingerirla sin problema.
  • Tocino, salchichas y fiambre: Alimentos con alto contenido de humedad pueden estar contaminados debajo de la superficie, por lo que se conviene descartarlos. Las bacterias invisibles al ojo humano podrían hallarse ya en su interior. 
  • Queso duro: Basta con cortar la parte mohosa más o menos medio centímetro y asegurarte de no contaminar las partes en buen estado con las que tienen moho al momento de cortarlo. Si el queso está rallado o ya cortado es recomendable deshacerte de él.
  • Guisos: Descártalas ya que la humedad puede ser la punta del iceberg.
  • Frutas y verduras duras: Al poseer bajo contenido en agua este tipo de hortalizas como la zanahoria pueden comerse aunque tengan moho, cortando las partes mohosas con un centímetro de margen.
  • Cocidos de carnes y aves: También deben descartarse puesto que pueden tener bacterias creciendo junto con el hongo.
  • Frutas y vegetales blandos: Los tomates, las naranjas o los melocotones con moho deben tirarse ya que el moho pudo penetrar en la piel de la fruta y hallarse en su interior.
  • Pan y productos horneados: Si una rebanada de un pan entero tiene una pequeña mancha de moho, es probable que las rodajas más alejadas también estén contaminadas. Al tratarse de alimentos porosos, deben descartarse todos los productos horneados, en los que los hongos proliferan y se extienden pese a no ser siempre visibles.
  • Yogur y queso blando: Al ser líquidos o semihúmedos las toxinas se extienden con más facilidad. Si lo comes puede que no experimentes síntomas o que tengas algunas molestias gastrointestinales transitorias, como náuseas y diarrea.
  • Mermeladas y salsas: Debes tirarlas, ya que el carácter dulce y líquido de los mismos es caldo de cultivo para el crecimiento del moho.
  • Frutos secos: Aquí se incluyen también mantequillas como la de maní. Mucho cuidado, debes tirarlos siempre ya que la presencia de aflatoxinas es muy peligrosa.

Al manejar alimentos con moho no debes olerlos pues puedes experimentar problemas respiratorios. Guarda el alimento dañado en una bolsa de papel o plástico y sácalo a la basura, manteniéndolo lejos del alcance tanto de niños como de animales. No olvides limpiar la despensa o nevera donde lo hallaste y procura comprar solamente alimentos que te de tiempo a consumir.

Fuente | United States Department of Agriculture

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.