Salud

¿Qué le pasa a tu cuerpo si comes un puñado de arándanos todos los días??

¿Qué le pasa a tu cuerpo si comes un puñado de arándanos todos los días??

Los arándanos esconden en sus pequeños y azulados cuerpos secretos para mantener la salud de tu organismo debido a diversos beneficios y nutrientes. Te contamos cuáles son las ventajas de tomar un pequeño puñado al día de estos frutos.

Estas pequeñas bayas son los arándanos, dulzones y de toque ácido, usados desde tiempos inmemoriales como podeross frutos medicinales, y grandes aliados para complementar tu dieta. Un puñado o una taza de ellos te aporta 80 calorías y nutrientes esenciales como vitamina C, vitamina K, fibra dietética y fitonutrientes llamados polifenoles, entre los que se incluyen las antocianinas, los compuestos que brindan a los arándanos su hermoso color azul.

Los arándanos pueden echarte un cable con varias cosas: protegen tu salud cardiovascular, previenen las infecciones del tracto urinario, ayudan al control glucémico y también son fantásticos para tu cerebro. Miremos de forma más pormenorizada qué dicen los estudios sobre ellos.

En lo tocante a la salud cardiovascular, una reciente investigación publicada en el American Journal of Clinical Nutrition encontró que las personas que padecen síndrome metabólico (un grupo de síntomas que incluyen obesidad, glucosa en ayunas elevada y colesterol HDL disminuido) que consumieron el equivalente de una taza de arándanos frescos al día mostraron cambios positivos para la salud de su corazón, como el aumento de los niveles de colesterol HDL.

13 alimentos indispensables para cuidar la salud de tu intestino

Por otra parte, los arándanos también tienen capacidad de modular la respuesta a la insulina: la resistencia a esta hormona que regula a la glucosa puede conducir a diabetes tipo 2 o diabetes adulta, la forma más común de esta enfermedad. Aunque muchas personas tengan la creencia errónea de limitar la fruta en lugar de otros tipos de azúcar, algunas como los arándanos pueden contribuir al control glucémico, algo que revelan estudios como este publicado en Current Developments in Nutrition.

Así, si tomas una taza de arándanos frescos al día puedes influir positivamente en este aspecto: los sujetos del estudio experimentaron niveles significativamente más bajos de triglicéridos en suero en comparación con el placebo. Si no se tratan o no se controlan, los niveles elevados de triglicéridos en la sangre pueden aumentar el riesgo de complicaciones graves, como enfermedades cardiovasculares, la principal causa de morbilidad y mortalidad para las personas con diabetes.

En otro estudio, se les dijo a las personas que tomaran batidos con o sin arándanos dos veces al día durante seis semanas. Los investigadores encontraron que aquellos que consumieron el batido que contenía estos frutos fueron más capaces de reducir su glucosa en sangre en respuesta a la insulina que los que no.

Por otra parte, los arándanos son fantásticos para tu salud cerebral, memoria o funcionamiento cognitivo, algo debido a sus elevados niveles de antioxidantes. Este estudio evaluó los efectos de la ingesta de arándanos en la función cerebral humana haciendo que los participantes siguieran una dieta suplementada con arándanos diariamente durante 90 días. Los resultados arrojaron menos errores en las pruebas utilizadas para evaluar la memoria verbal y el cambio de tareas en comparación con los que tomaron un placebo.

En otro estudio, los investigadores encontraron que los adultos mayores con deterioro cognitivo habían aumentado la actividad cerebral en ciertas partes del cerebro mientras tomaban una dieta suplementada con estos frutos.

Y para finalizar, no hay que olvidar que los arándanos son grandes aliados para luchar contra la cistitis: así lo confirman estudios como el realizado en el Instituto Politécnico de Worcester en 2010, que sacó a la luz la capacidad de los componentes del zumo de arándanos para combatir la bacteria Escherichia coli, que se adhiere a las paredes del tracto urinario y forma delgadas biocapas. No obstante, según reveló el estudio, el arándano impide que se pegue a las células del tracto, contribuyendo a la expulsión de la bacteria por la orina y evitando riesgos de infección.

Una investigación española también aportó su granito de arena en 2013. Realizada de forma conjunta por los hospitales Quirón y General Universitario de Valencia demostró que un preparado alimenticio a base de arándano previene las cistitis debido a su contenido en proantocianidinas (PAC), un grupo de compuestos de polifenoles que dificulta la adherencia de bacterias en las paredes intestinales.

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.