Salud

¿Puedes contagiarte de coronavirus por las prendas de ropa o el calzado?

¿Puedes contagiarte de coronavirus por las prendas de ropa o el calzado?

Confinamiento en casa, extremas medidas de higiene y distanciamiento social. ¿Qué hay de la ropa y los zapatos con los que salimos a adquirir los productos que necesitamos? ¿Pueden transmitir el coronavirus? Esto es lo que dicen los expertos.

Según los datos disponibles, el SARS-CoV-2 permanece un tiempo distinto en cada superficie. Al volver del mercado de adquirir los artículos básicos que necesitamos, el riesgo de contagio por contacto con los productos de la compra es escaso, según la opinión de los expertos. Las principales vías de infección de la COVID-19 son la transmisión por contacto o las gotitas respiratorios expulsadas por las personas contagiadas al toser o estornudar.

¿Qué hay del calzado y las prendas de vestir? Tal y como recoge la publicación médica Healthline, es poco probable, aunque no imposible, contraer el virus a través de la ropa o los zapatos. “No creemos que los zapatos o la ropa sean una fuente importante de transmisión”, señala el doctor Vincent Hsu, médico certificado en medicina interna, enfermedades infecciosas y medicina preventiva en AdventHealth en Orlando.

El coronavirus también reduce el ruido sísmico del planeta

Según Hsu, hasta el momento no se han documentado casos de transmisión del nuevo coronavirus a través de ropa y zapatos. Pese a que el medio más probable es la transmisión directa, el SARS-CoV-2 es capaz de sobrevivir fuera del cuerpo humano en diferentes superficies, lo que puede provocar el contagio al tocar estos materiales. Los expertos estiman que el virus puede sobrevivir desde unas pocas horas hasta unos pocos días: algunos metales y el plástico pueden albergar el virus entre dos y tres días, pero la ropa no se considera un material que conduzca a su supervivencia.

“Nuestros mejores estudios en esta área son con influenza y otros virus conocidos anteriormente, pero la ropa en general no se considera la mejor incubadora de virus”, dijo a Healthline la doctora Kathleen Jordan, especialista en enfermedades infecciosas y vicepresidenta de CommonSpirit Health. Dado que la humedad juega un papel importante en la capacidad de un virus para prosperar, la naturaleza de la tela no es propicia para ello.

Eso sí, los especialistas señalan que algunos casos requieren tomar precauciones adicionales con la ropa: si convives o cuidas a una persona afectada de COVID-19, lavar la ropa a menudo es una parte esencial de la higiene preventiva. También se incluyen las personas de alto riesgo, como los profesionales sanitarios, responsables de limpieza o trabajadores de supermercados.

¿Debo echar a lavar la ropa al llegar del supermercado?

Acudir a la tienda de comestibles o supermercado más cercano no debería requerir lavar la ropa tan pronto como llegue a casa. No obstante, si no has podido mantener una distancia social segura o alguien ha tosiodo o estornudado cerca sí que resulta recomendable. Es clave, eso sí, extremar la higiene de manos al salir y entrar de la tienda, cubrirte la boca y llevar guantes para los alimentos.  Al lavar la ropa en casa, matar el virus no debería requerir ningún esfuerzo adicional. La mayoría de los detergentes domésticos son suficientes.

En cuanto a los zapatos, estos son más sucios que la ropa por su propia naturaleza de contacto con el suelo. Es más probable que transporten bacterias y otros contaminantes al hogar. No obstante, los expertos también coinciden en que son una fuente poco probable de transmisión del nuevo coronavirus. No ponemos nuestros zapatos sobre la encimera de la cocina, ni nos los metemos en la boca. Limpiarlos en el felpudo, dejándolos en la puerta y lavándonos las manos a conciencia al llegar a casa es suficiente. Puedes dejarlos en el garaje, vestíbulo o dentro de su propio zapatero después de limpiarlos fuera.

Fuente | Healthline

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.