Salud

¿Qué es la pasta de legumbres y por qué introducirla en tu dieta?

¿Qué es la pasta de legumbres y por qué deberías introducirla en tu dieta?

No toda la pasta está hecha de trigo, ni siquiera de cereales. En los últimos tiempos se ha popularizado la pasta elaborada a partir de harina de legumbres, ideal si quieres introducir variedad y aumentar la proporción de proteína en tus platos.

Fusilli de guisantes, espaguetis de garbanzos, macarrones de lentejas rojas… estas opciones antaño desconocidas ganan hoy presencia en los estantes de los supermercados. Ya sea para introducir variedad en la dieta, reducir los carbohidratos y las calorías o aumentar la cantidad de proteínas, la pasta seca de legumbres es una opción que gana peso entre los consumidores, también entre aquellos que siguen dietas basadas en plantas o libres de gluten.

La pasta elaborada a partir de garbanzos, frijoles, lentejas o alubias es más rica en fibra y proteínas. Contienen hasta cuatro veces la fibra de la pasta tradicional -elaborada con harina de trigo duro mezclada con agua o huevos- y aproximadamente un tercio menos de carbohidratos. Las pastas de harina de leguminosas también pueden contarse como al menos una de las cinco verduras diarias recomendadas, mientras que los aminoácidos que se encuentran en algunas legumbres ayudan a la reparación celular y al crecimiento muscular y tisular.

Las personas que quieren reducir la presencia de carbohidratos y aumentar la ingesta proteica para regular su peso e IMC tienen aquí una potente alternativa que además, es sostenible, respetuosa con el medio ambiente, apta para veganos y con opciones locales y de proximidad, además de compra a granel. La ONU declaraba el 2016 como el Año Internacional de las Legumbres, y destacaba la capacidad de este alimento para reemplazar a la carne y luchar contra el calentamiento global.

Zostera: qué es el cereal acuático que puede sustituir al arroz o la pasta

La huella de carbono de la carne es escalofriante: un kilo de carne de vaca produce 27 toneladas de gases equivalentes al CO2, mientras que un kilo de lentejas produce solo 0,9 toneladas. Además de reducir las emisiones de gases invernadero en la industria alimentaria, también requieren mucho menos terreno de cultivo y tienen una menor huella hídrica. Un gramo de proteína requiere solo 19 litros de agua, mientras la misma cantidad de proteína cárnica necesita 112 litros. Tanto es así que una hamburguesa de ternera de tamaño medio requiere alrededor de 1.695 litros de agua.

Si tienes dudas, debes saber que se cocina igual que la pasta tradicional, en agua hirviendo durante el tiempo indicado en el envase. Puedes prepararla de tu forma preferida, con las salsas de tu gusto o tu guarnición favorita. Normalmente se cocina más rápido. También es ideal si no te gusta comer las legumbres enteras, aunque hacerlo de este modo resulta más saludable, ya que si se retira la cáscara para su procesado se pierden vitaminas, minerales y cierta proporción de fibra.

Aunque sus ventajas sean muchas para la salud, la contrapartida es el precio. Según una comparativa realizada por Cocinatis, entre una pasta tradicional y otra de legumbres, ambas de marca blanca, el precio es prácticamente cuatro veces superior. Un paquete de pasta blanca de medio kilo cuesta en torno a los 80 céntimos y uno de 250 gramos de pasta de legumbres, 1,50.

No obstante, no se trata de sustituir ni desbancar a la pasta tradicional -que aporta energía y carbohidratos necesarios para nuestro adecuado funcionamiento-, sino ser un complemento útil y un producto que te permita introducir variedad en tu dieta. 

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.