Salud

Qué es la chirivía, la desconocida prima de la zanahoria de espléndido sabor

chirivia ventajas

¿Has escuchado hablar de esta exquisita raíz o su nombre te suena a trabalenguas? La chirivía, también llamada Pastinaca sativa o apio de campo, es la pálida prima de la zanahoria, pero con un sabor más tostado, terroso y potente. Estos son sus beneficios.

La chirivía es una de las hortalizas de invierno más destacadas que existen. Este delicioso tipo de tubérculo se ha estado cultivando en todo el mundo durante miles de años y de hecho, en Eurasia ocupaba un lugar primordial antes de la importación de la patata tras el descubrimiento de América. Es una raíz similar a la zanahoria o a las raíces de perejil y se caracteriza por un sabor dulce con ligero toque a nuez, junto a un color característico entre crema y marfil. 

Por qué la ciencia recomienda comer mucho perejil

En España, la chirivía se encuentra en el norte y en las zonas montañosas del centro y del este. Además de aportar un sabor único a los platos,  estas hortalizas son increíblemente nutritivas y aparejan muchos beneficios para la salud. Destaca especialmente su gran aporte de fibra, vitaminas y minerales como la vitamina C, la vitamina K y el ácido fólico. Una taza de este alimento te brindaría tan solo 100 calorías, 6,5 gramos de fibra, 24 de carbohidratos y 1,5de proteínas. Además de los mentados nutrientes también tiene magnesio, vitamina E, tiamina, fósforo, B6 y zinc.

5 beneficios de incorporar chirivía a tu dieta

  • Es rica en antioxidantes y previene el envejecimiento: Si buscas consumir alimentos para prevenir el estrés oxidativo y disminuir el daño celular, la chirivía es particularmente rica en ácido ascórbico (vitamina C), una vitamina soluble en agua que funciona como un poderoso antioxidante. También contiene poliacetilenos, compuestos con propiedades anticancerígenas según diversos estudios de probeta.
  • Ideal para un buen tránsito intestinal regular: Las chirivías son una gran fuente de fibra soluble e insoluble. Una ración de chirivía te aportará el 26% de tus necesidades diarias de fibra, ideal para combatir el estreñimiento, mejorar el tránsito intestinal y tratar afecciones digestivas como la enfermedad por reflujo gastroesofágico, diverticulitis, hemorroides y úlceras intestinales. La fibra también ayuda a disminuir la presión arterial, los marcadores inflamatorios y los niveles de colesterol. 
  • Idónea para perder peso: Al ser un alimento bajo en calorías pero rico en fibra, contribuye a generar sensación de saciedad. Este tubérculo también tiene un alto contenido de agua de aproximadamente el 79,5%.
  • Fortalece tu sistema inmune: La presencia de vitaminas como la C es fundamental para disminuir los síntomas y acortar la duración del resfriado común y otras infecciones del tracto respiratorio, además de prevenir otras afecciones diversas como la neumonía, malaria e infecciones diarreicas.
  • Genial para la vista: La chirivía te permite proteger a tus células del extrés oxidativo, reduciendo así las posibilidades de contraer enfermedades oculares degenerativa como las cataratas o DMAE (Degeneración Macular Asociada a la Edad). También previene la visión borrosa y ayuda a mantener en buen estado los músculos oculares.

¿Y cómo la cocino?

Desde Directo al Paladar explican que se puede cocer durante quince minutos para hacer con ella cremas, purés o incorporarla a caldos o salsas. Es ideal para platos de cuchara elaborados con vegetales y legumbres gracias a sus matices anisados y picantes. También es deliciosa asada, proceso por el que sus azúcares se caramelizan, brindando una textura crujiente por fuera y cremosa por dentro.

Si optas por comerla cruda los expertos aconsejan rallarla fina o cortarla en láminas delgadas, a modo de carpaccio. Su sabor también combina maravillosamente con carnes y pescados asados, así como con verduras semejantes, y es siempre una buena idea combinarla con la patata. También le vienen de perlas las hierbas clásicas de monte como el tomillo, el orégano, el eneldo, el romero o la alcaravea.

Para equilibrar su sabor dulce agradece mucho pequeños contrastes, añadiendo algún ácido como vinagre, zumo o ralladura de limón, alguna fruta fresca o picante. 

Fuente | Healthline

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.