Salud

Presta atención a estas 7 señales que alertan que te hace falta zinc

7 señales que alertan que te hace falta zinc

El zinc es un oligoelemento fundamental para la mejora del sistema inmune, los sentidos del olfato y del gusto o la cicatrización de heridas y el metabolismo de los carbohidratos. ¿Qué pasa cuando no tomas lo suficiente?

Son variados los alimentos ricos en zinc: chocolate negro, semillas de calabaza, setas, espinacas, carne de vacuno, pescado blanco, garbanzos, ostras -solamente dos piezas completan la ingesta diaria recomendada-, frijoles, yogur, camarones o anacardos tienen este nutriente en mayor o menor proporción.

Aunque son más populares otros minerales como el hierro, lo cierto es que el zinc es absolutamente esencial: juega un papel primordial en el funcionamiento de más de 300 enzimas, resulta clave para el crecimiento del esqueleto, las defensas y el desarrollo neurológico, interviene en la síntesis del ADN y ARN y es un potente antioxidante natural. Su consumo es especialmente fundamental en la lactancia y primeros años de vida. 

Alimentos buenos para depurar tus riñones

Además de su bajo consumo a través de los alimentos existen varios factores que propician su carencia, desde la hipertensión, la diabetes o la insuficiencia renal a períodos de elevado estrés crónico y ansiedad, alto consumo de medicamentos o menstruaciones irregulares. La deficiencia de zinc se trata de un problema bastante extendido: la OMS apunta a que un 31% de la población mundial la padece. 

¿Qué síntomas alertan de que te hace falta más zinc? Repasamos hasta siete de ellos que debes conocer.

7 señales de alerta de que te hace falta zinc

  • Escasa atención: Dado que el zinc es responsable del desarrollo neuronal, presentar una dificultad enorme para concentrarse y problemas de memoria -así como desórdenes motrices en niños- es una de las señales de alerta ante una posible deficiencia.
  • Defensas bajas: Si coges un resfriado tras otro y te encuentras débil, tu sistema inmunológico podría estar en horas bajas. El zinc es fundamental para que funcionen tus glóbulos blancos.
  • Cansancio crónico: La fatiga y la debilidad son comunes, así como la inapetencia sexual.
  • Síntomas de debilidad como la pérdida de cabello, uñas más frágiles o anemia. La falta de zinc guarda estrecho vínculo con la alopecia y el hipotiroidismo.
  • Desórdenes emocionales: Altos niveles de angustia e incluso procesos depresivos y ansiosos están vinculados a la falta de zinc.
  • Acné y sarpullidos cutáneos, sobre todo alrededor de las mucosas de los ojos, la natiz, la boca y los genitales. Este nutriente también evita la piel seca y protege del sol.
  • Cicatrización lenta de las heridas: El cuerpo precisa más proteínas y calorías, zinc y vitaminas A y C para completar este proceso.

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.