Salud

¿Por qué tengo sudores nocturnos? 6 razones tras este fenómeno

¿Por qué tengo sudores nocturnos? 6 razones tras este fenómeno

Su nombre científico es hiperhidrosis o exceso de sudoración. Además de causar ansiedad social o nerviosismo, cuando sucede en forma de episodios nocturnos puede obedecer a distintos motivos de salud que detallamos a continuación.

Los sudores nocturnos son episodios repetidos de transpiración extrema en los que la persona afectada empapa su pijama o la ropa cama, y que habitualmente están relacionados con una afección o una enfermedad no diagnosticada. No incluyen olas de calor o cuando se duerme con exceso de mantas o la calefacción demasiado alta, ya que entonces la sudoración es normal y no responde a un problema médico.

Este sensor portátil para el sudor podría desbancar a los análisis de sangre

Desde la clínica Mayo explican que las sudoraciones nocturnas también están asociadas a la fiebre, el adelgazamiento, el dolor localizado, la tos, la diarrea u otros síntomas que generan preocupación. Estos episodios, en definitiva, no tienen tanto que ver con los factores externos y sí más con los internos. ¿Qué es lo que los puede causar? Estos son algunos de los factores comunes.

6 motivos detrás de la sudoración excesiva

  • Menopausia: El ochenta por ciento de las mujeres menopáusicas experimentan en alguna ocasión síntomas vasomotores, como sofocos y sudores nocturnos, que pueden durar hasta siete años o más. Parra reducir los síntomas es recomendable desdeñar la ingesta de alcohol, comidas picantes y cafeína durante la cena, ya que todas estas sustancias son desencandenantes del sudor nocturno. También se recomienda ropa de dormir que absorba la humedad, sábanas refrescantes o una compresa fría congelada debajo de la almohada.
  • Determinados medicamentos: Fármacos como los antidepresivos o los medicamentos para la hipertensión pueden provocar hiperhidrosis en algunos pacientes al afectar a la parte de su cerebro que regula las glándulas sudoríparas y la temperatura interna del cuerpo. Puedes hablar con tu médico y además, apostarr por ropa más transpirable, cubrecolchones de material natural o almohadillas para enfriar el colchón, especialmente si este es de espuma viscoelástica, que retiene el calor.
  • Ansiedad: La ansiedad puede causar sudoración excesiva tanto cuando estamos despiertos como dormidos, especialmente si el trastornon es crónico o te encuentras atravesando un episodio agudo. Suelen estar acompañados por otros síntomas como respiración superficial y frecuencia cardíaca rápida. Se recomienda hacer ejercicio, practicar yoga, meditar, escuchar música y aprender diferentes técnicas de relajación, además de cuidar la alimentación, someterse a terapia cognitivo-conductual y cuando el médico lo recomiende, recibir tratamiento farmacológico.
  • Hiperhidrosis: El exceso de sudoración suele centrarse en áreas determinadas del cuerpo como las palmas de las manos, los pies, las axilas o la cabeza. Cuando se trata de sudores nocturnos inducidos por hiperhidrosis, también sucede cuando la persona está despierto. El dermatólogo puede optar por recetar un antitranspirante o probar la iontoforesis, que es un dispositivo que envía corriente de bajo voltaje a través del agua cuando las manos o los pies se sumergen. Otras tácticas incluyen medicamentos recetados, inyección de Botox o cirugía.
  • Hipertiroidismo: Cuando tu metabolismo está demasiado acelerado tu cuerpo puede sobrecalentarse. Además de la medicación adecuada para la tiroides, el médico también podría sugerir la terapia con yodo radiactivo, que destruye las células de la glándula tiroides que producen hormonas. Si es necesario, la cirugía para extirpar parte o la totalidad de la glándula tiroides es una opción para los pacientes con más problemas.
  • Infecciones: La fiebre es la forma natural de su cuerpo de combatir infecciones, como el resfriado común, la gripe o la mononucleosis. La lista de infecciones que podrían causarle sobrecalentamiento durante la noche es extensa. Cuando su cuerpo se calienta, es normal que los sudores nocturnos se presenten junto con otros síntomas, como fatiga y dolor muscular. Lo más importante es consultar a un médico y nunca optar por el autodiagnóstico ni el consumo de medicamentos por cuenta propia. 

Fuente | Real Simple

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.