Salud

Por qué el sedentarismo puede matarte (y 4 trucos para evitarlo)

sedentarismo

El sedentarismo es un estilo de vida nocivo que puede, literalmente, matarte. Antes de que sea demasiado tarde toma buena nota de sus efectos perniciosos y las medidas que debes contemplar para combatirlo.

El sedentarismo puede ser todavía peor que el tabaquismo, según revelan diversas investigaciones. Estar sentado durante largos períodos de tiempo contribuyó a 70.000 muertes en el Reino Unido en 2016, superando las estadísticas de fallecimientos por cáncer de pulmón. Según investigadores de la Universidad de Queen en Belfast y la Universidad de Ulster, más de un tercio de las personas pasan más tiempo sentadas por la noche y los fines de semana que durante la semana, y el tiempo de inactividad a menudo se consume viendo la televisión o mirando el smartphone.

Japón es el país con mayor esperanza de vida del mundo, ¿sabes cuál es su truco?

Casi todas las investigaciones sobre el tema sugieren que estar sentado durante largos períodos de tiempo propicia y aumenta el riesgo de padecer problemas de salud como la obesidad y el síndrome metabólico, aumento de la presión arterial, niveles demasiado altos de azúcar en la sangre, exceso de grasa corporal alrededor de la cintura y niveles anormales de colesterol, lo que aumenta las papeletas de sufrir enfermedades cardiovasculares, cáncer y muerte prematura.

Aunque debido al empleo actual muchas personas están obligadas a permanecer sentadas durante largos períodos del día, existen pequeños arreglos que puedes implementar. Son numerosos los estudios que sugieren que levantarse y moverse regularmente a lo largo del día puede contrarrestar los efectos negativos del sedentarismo. A continuación, te brindamos cuatro trucos a los que sacar provecho.

4 claves diarias para luchar contra el sedentarismo

  • Establece alarmas en tu smartphone cada hora y pasa cinco minutos caminando y realizando pequeños estiramientos. En este artículo te proponemos algunas posturas de yoga que puedes practicar desde tu silla en la oficina.
  • Levántate durante los viajes: Se trata de una forma muy simple de activar todos los músculos que han estado inactivos durante todo el día. Especialmente si es un viaje muy largo, deberías dar un paseo por el tren, acudir al baño o al menos, estirar las piernas.
  • Sube siempre los escaleras: Dí adiós al ascensor y le darás una alegría a tu corazón y a tu sistema cardiovascular.
  • Entrena de vuelta al trabajo: Puedes llevar ropa cómoda y zapatillas de deporte al trabajo y volver a casa corriendo, caminando a buen ritmo o acudiendo a alguna zona verde en la que poder relajarte.

Fuente | Telegraph

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.