Salud

No se libra ni el Ártico: hallan plástico en los huevos de aves de una isla remota

Encuentran plástico dentro de huevos de aves en una remota isla del océano Ártico

La triste era del Antropoceno es cada vez más latente en los hallazgos científicos: la contaminación de plásticos propia del mundo industrializado ha llegado hasta una de las zonas silvestres más aisladas del mundo.

Ni siquiera el remoto Ártico se libra de la crueldad con la que el ser humano, la especie animal más destructiva del planeta, maltrata los recursos naturales y contamina los ecosistemas. Investigadores anunciaban esta semana que han descubierto ftalatos, sustancias químicas que alteran las hormonas utilizadas en la producción de plástico, dentro de los huevos de las aves conocidas como fulmares del norte en los tramos remotos del Ártico canadiense, informaba esta semana The Times.

En el marco de la reunión anual de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS) en Washington DC celebrada el pasado fin de semana, los científicos del Servicio de Vida Silvestre de Canadá explicaron que creen que los químicos se han filtrado de los desechos plásticos que las aves ingirieron mientras cazaban peces. Luego, los contaminantes se abrieron paso en su torrente sanguíneo de las aves y por último, llegaron a los huevos, afectando a la fuente de alimento de los pollitos en desarrollo.

“Es realmente trágico. Ese pájaro, desde el principio de su desarrollo, tendrá esos contaminantes en su interior ”, afirmó la doctora Jennifer Provencher, del Servicio Canadiense de Vida Silvestre, según The Guardian.

5 alternativas sostenibles a las bolsas de plástico para hacer la compra

Los ftalatos son sustancias añadidas a los productos de plástico y al embalaje para hacerlos más flexibles o duraderos, aunque también están presentes en productos como pinturas, esmalte de uñas, spray para el cabello, champú, jabones, perfumes e incluso a los alimentos. Los ftalatos específicos encontrados en los huevos de aves del Ártico en este estudio fueron SDPA y BZT-UV, agregados a los plásticos para evitar que se degraden y descoloren con la luz solar.

Los científicos están comenzando a ahondar en los peligros que este espectro de productos químicos representan para la salud humana y ambiental. Los estudios hasta la fecha han sugerido que los disruptores endocrinos -que interfieren con las interacciones hormonales normales entre los organismos biológicos y su entorno- podrían provocar cambios en el sistema reproductivo, deformidades y mayores tasas de infertilidad.

“Sabemos que estos químicos a menudo son disruptores endocrinos, y sabemos que pueden interrumpir el desarrollo hormonal y causar deformaciones. Pero si realmente causan algún daño en los huevos es algo que no sabemos”, agregó Provencher. “El reconocimiento de que al menos algunos de estos contaminantes se acumulan en los huevos realmente abre la puerta a todas estas otras preguntas que deberíamos estar haciendo en áreas con concentraciones de plástico mucho más altas”.

Hace solo unos meses, otro estudio documentó que más del 70% de los delfines en Florida también presentaban ftalatos en sus organismos. Una muestra más de lo urgente de tomar medidas radicales e inmediatas contra el plástico, un material que asfixia el mundo, envenena la fauna y atenta contra la biodiversidad de la naturaleza, llegando hasta nuestros platos, pulmones y órganos restantes.

Imagen | Jim Roberts

Fuente | IFL Science

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.