Salud

Estos son los cinco tipos de insomnio que existen, según un estudio científico

Estos son los cinco tipos de insomnio y sus síntomas, según un nuevo estudio

El insomnio se trata de uno de los trastornos del sueño más comunes en el mundo. Ahora, una investigación científica subraya cinco tipos diferentes con sus síntomas particulares, allanando el camino para su prevención.

Dormir adecuadamente es fundamental para prevenir numerosas enfermedades, tener un rendimiento adecuado, evitar problemas como la ansiedad o la depresión y conseguir bienestar físico y mental a lo largo del día. Dormir menos de siete horas diarias -junto a malos hábitos como los ciclos irregulares de sueño, causantes de la alteración de ritmos circadianos- está vinculado a un mayor riesgo de hipertensión, diabetes, fallos cardíacos o accidentes vasculares, así como disfunciones seuxales, envejecimiento de la piel, debilitamiento de los huesos o descontrol metabólico.

En torno al insomnio, investigadores de un Instituto Holandés de Neurociencia han clasificado cinco tipos distintos que podrían ayudar a los médicos a personalizar tratamientos específicos en el futuro, haciéndolos más efectivos y mejor adaptados a cada individuo con problemas de sueño. Al contrario de lo que cabría esperar, las agrupaciones no se basan en los síntomas típicos de sueño, como problemas para despertarse o dificultad para permanecer dormido.

Trucos para dormir mejor si pasas el día entre pantallas inteligentes

Los nuevos tipos de insomnio revelados en la investigación -publicada en The Lancet Psychiatry- están vinculados a otros factores como el estrés, emociones, rasgos de personalidad, estado de ánimo y eventos de la vida anterior. La clasificación contempla tipos del 1 al 5, cuya aplicación demuestra cómo diferentes personas con insomnio tenían diferentes características cognitivas, incluyendo los niveles de ansiedad y sensibilidad emocional. El estudio también mostró que los participantes tendían a permanecer en el mismo tipo a lo largo del tiempo.

 “Si bien siempre hemos considerado que el insomnio es un trastorno, en realidad representa cinco trastornos diferentes”, dice una de las investigadoras, Tessa Blanken, del Instituto Holandés de Neurociencia, recalcando que los “mecanismos cerebrales subyacentes pueden ser muy diferentes”. La investigación recopiló datos de aproximadamente 2.224 individuos que mostraban síntomas autoinformados de insomnio. Se les pidió que rellenaran cuestionarios sobre los rasgos de personalidad vinculados a la estructura y función del cerebro, y se compararon con un grupo de control.

¿Qué puntuaciones obtuvo cada tipo de insomnio?

Los individuos de Tipo 1 puntuaron alto en rasgos de angustia, como neuroticismo y sensación de ánimo bajo, mientras que los de los grupos Tipo 2 y Tipo 3 obtuvieron puntuaciones más bajas en este aspecto, aunque los encuestados de Tipo 2 en general fueron más positivos y se mostraron vitalmente más satisfechos que el Tipo 3. 

Los individuos Tipo 4 y Tipo 5 informaron sobre niveles más bajos de angustia, pero las personas Tipo 4 tendían a experimentar insomnio de larga duración después de eventos estresantes de la vida, mientras que este aspecto no se percibía en los sujetos Tipo 5. En las encuestas de seguimiento realizadas cinco años más tarde, los participantes del estudio estaban casi todos en el mismo grupo: un 87% repetían el mismo tipo de insomnio. 

¿A qué hora del día debes hacer deporte para dormir mejor?

Según los investigadores, conocer algunos de los rasgos detrás del insomnio de una persona podría ayudar a los médicos a encontrar un tratamiento que obtenga mejores resultados. Las personas de Tipo 2 y Tipo 4 obtuvieron notables mejoras en su sueño tras tomar benzodiazepinas. Por su parte, los de Tipo 2 también respondieron bien a la terapia cognitivo-conductual, algo que a los de Tipo 4 no les funcionó.

Aunque el estudio tiene limitaciones como la participación voluntaria -por lo que tal vez no se represente a la población en su conjunto- o que no eran pacientes diagnosticados con insomnio sino que informaban de síntomas de este trastorno, es un punto de partida fundamental para la mejora futura de los tratamientos de este mal del siglo XXI. Otra vía para abordar la personalización es el análisis de los factores genéticos de riesgo. 

Se cree que aproximadamente una de cada diez personas sufre de insomnio crónico, el cual puede aumentar significativamente el riesgo de depresión y otras enfermedades mentales. “Los investigadores concluyen que los subtipos de insomnio allanan el camino para los estudios que apuntan a prevenir la depresión, resolver inconsistencias y reducir la heterogeneidad del insomnio y revelar causas diferenciales y desarrollar un tratamiento personalizado mejor adaptado para el trastorno de insomnio”, revela Tessa Blanken.

Fuente | Science Alert

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.