Salud

Los posibles efectos en tu cuerpo al dejar de beber café y cómo evitarlos

Los posibles efectos en tu cuerpo al dejar de beber café y cómo evitarlos

Si eres un gran bebedor de café es probable que no te sientas persona hasta dar el primer sorbo de tu humeante taza por las mañanas. Si quieres dejar la cafeína, estos son algunos efectos de la misma en tu cuerpo y cómmo los puedes evitar.

El café es una sustancia ingerida por la humanidad desde hace miles de años, y que aunque tiene muchos beneficios para cuerpo y mente constatados por la ciencia, tampoco conviene beber en exceso. A algunas personas les sienta mal, les provoca ansiedad o les resta capacidad para conciliar el sueño por lo que deciden sustituirlo por infusiones, agua u otras alternativas.

Si quieres dejar el café te contamos cómo reaccionan nuestros cuerpos cuando el consumo de cafeína se reduce a cero y qué puede hacerse al respecto. En primer lugar, es normal que tu peso corporal cambie debido al estrés, ya que la cafeína actúa como un refuerzo del metabolismo, lo que significa que su cuerpo quema calorías de manera más eficiente. Es posible que aumentes de peso salvo que abuses de capuchinos, cafés con chocolate, demasiado azúcar o cantidades elevadas de leche entera.

7 señales que indican que estás bebiendo demasiado café

Otro efecto probable de abandonar el café se trata de la falta de concentración, puesto que el café estimula nuestro sentido de la alerta y propicia que liberemos dopamina y adrenalina, incrementando la actividad cerebral y aumentando la presión arterial. Una vez que dejes de beberlo, lo más probable es que tengas dificultades cuando necesites concentrarte en el trabajo u otras actividades importantes.

Algunas personas pueden experimentar temblores al abandonar el café puesto que la cafeína es una poderosa fuente de estimulación para el sistema nervioso central. Una vez que lo abandonas, los temblores son un efecto que puede sufrir una pequeña porción de los bebedores de café, Más común ens la ansiedad, algo que acontece debido al desequilibrio químico en el cerebro causado por un suministro insuficiente de cafeína.

Por último, los dolores de cabeza son el efecto secundario más común ante la privación de cafeína, ya que los vasos sanguíneos se abren más, mejorando la circulación pero precisando que el organismo se adapte al aumento de flujo sanguíneo. La escasa energía o sensación de fatiga también son comunes,

¿Es posible reducir estos efectos negativos?

La respuesta es sí. Esto es lo que debes hacer:

  • Reduce el consumo de cafeína a un ritmo constante: En lugar de abandonar el café de golpe, reduce paulatinamente las dosis, rebajando el tamaño de las tazas que bebes o la cantidad de ellas que tomas al día. Así evitarás síntomas abruptos.
  • Mantente hidratado y bebe té: Una buena hidratación resulta imprescindible. Cada persona necesita su dosis, aunque la media está en unos ocho vasos al día.
  • Haz ejercicio y aboga por un descanso de calidad. Para regular tus ritmos circadianos, disminuir las posibilidades de padecer estrés y ansiedad y mantener elevados tus niveles de energía, el ejercicio constante y el descanso son las llaves que necesitas. Estar activo aumentará su estado de alerta y suprimirá fácilmente cualquier antojo de café.
  • Cambia tu dieta: Consume más alimentos ricos en fibra, aumenta los productos frescos como las frutas y verduras, opta por semillas y frutos secos y reduce grasas malas y ultraprocesados.

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.