Las listas anuales del grupo Dirty Dozen y Clean Fifteen (“Doce sucios” y “Quince limpios”, literalmente) se basan en datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) sobre usos de pesticidas y residuos. “En general, un producto con una piel gruesa que no comes va a tener menos pesticidas que las verduras de hoja verde o que otros con una piel suave y que se come”, dijo Sonya Lunder, analista en el Environmental Working Group, en un vídeo junto con la lista.

Mientras que las hojas de las espinacas o las fresas pueden tener más trazas de pesticidas que, por ejemplo, la piel de los aguacates o las piñas, los datos disponibles no sugieren que debamos dejar de comer ninguna fruta o verdura por el miedo a estos tóxicos.

9 alimentos que NUNCA deberías comer crudos

En 2011, dos científicos dedicados a la alimentación criticaron el informe anual del EWG Dirty Dozen en un estudio que publicaron en la revista de toxicología (Journal of Toxicology), y la Organización Mundial de la Salud dijo “el EWG está usando el miedo, no los hechos” para crear sus listas.

En el estudio de 2011, los investigadores mostraron que los niveles de pesticidas a los que la gente se podría exponer al comer frutas y verduras son extremadamente bajos —bastante por debajo de los niveles que la Agencia de Protección Ambiental de EEUU considera peligrosos.

De hecho, la cantidad de pesticidas en el producto que comes es probablemente cien veces menor que la mínima cantidad que es dañina para animales de laboratorio, en el caso de la mayoría de los químicos. Por ejemplo, los científicos dijeron que las estimaciones de exposición a pesticidas, en el caso de los 10 químicos más detectados en las espinacas, son mil veces —si no decenas de miles de veces— más bajos que los que la Agencia estadounidense considera peligroso.

Por qué la comida basura es peor hoy que hace 30 años

Otro dato interesante es que comprar productos orgánicos podría no ayudarte a evitar los pesticidas. De hecho, según señala el Consejo Americano de Ciencia y Salud, hay mayor regulación para los pesticidas convencionales que para los certificados para uso orgánico. Lo cierto es que consumir más frutas y verduras mejora tu salud. Añadir más productos a tus platos puede reducir tu riesgo de sufrir enfermedades del corazón y cáncer de mama, y también te mantendrá más saciado a lo largo del día.

11 trucos para mantener la fruta y la verdura fresca durante más tiempo

Aquí encontrarás la lista Dirty Dozen del EWG —que incluye alimentos que podrían contener las mayores dosis de pesticidas, pero no necesariamente de los pesticidas más dañinos—. Igualmente, hemos añadido los beneficios asociados a cada uno de dichos alimentos, así que esta lista no debería disuadirte de comprar ninguno de ellos.

  • Fresas: Una taza de fresas te proporcionará más que la dosis recomendada de vitamina C para un día entero.
  • Espinacas: Las espinacas son unas de las hojas de ensalada más nutritivas. Tienen mucho potasio y hierro, y pueden ayudar a controlar la presión arterial. Aun así, es importante lavarlas antes de consumirlas, ya que pueden ser contaminadas por la bacteria E. coli.
  • Nectarinas: Como muchas otras frutas de la lista, las nectarinas tienen mucha fibra y vitamina C. Además, su tono rojo anaranjado implica que, como las zanahorias, tienen una alta concentración del antioxidante beta-caroteno, que mantiene el ADN fuerte e impulsa nuestro sistema inmunológico.
  • Manzanas: Las manzanas tienen mucha vitamina C y una gran dosis de fibra. El grueso de la fibra está en la piel, así que asegúrate de no pelarlas.
  • Uvas: Las uvas rojas son una de las mejores frutas para evitar la diabetes de tipo 2. Sus altos niveles de antocianina —del grupo de los flavonoides, son pigmentos que dan color rojizo, púrpura o azul a las hojas, flores o frutos— contribuyen a expulsar los radicales libres del cuerpo, que pueden dañar el ADN y causar cáncer.
  • Melocotones: Un pedazo de un melocotón fresco y jugoso es casi como comer multivitaminas. Tienen mucha vitamina C, A, E y K, y también proveen con una considerable cantidad de potasio, magnesio e hierro.
  • Cerezas: Las cerezas son placeres dulces que protegen nuestras células. Comer 14 cerezas al día te dará el 20% de tu dosis diaria de antioxidantes, según la BBC.
  • Peras: Las peras son como un laxante natural. Al ser una fruta muy alta en fibra —una pera mediana puede contener un 24% de tu dosis diaria—, pueden ser un fabuloso remedio natural para ir al baño. Científicos australianos piensan que el zumo de las peras coreanas podría ser, incluso, una cura milagrosa para la resaca, pero tienes que beber el zumo antes si quieres notar los resultados.
  • Tomates: Los tomates cocinados llevan dosis considerables de licopeno, un pigmento que se diluye en la grasa y que se ha relacionado con una menor probabilidad de desarrollar cáncer y enfermedades del corazón.
  • Apio: Un apio crujiente puede ser una gran forma de calmar el hambre, porque tiene toneladas de fibra. Uno mediano contiene un 2% de tu dosis de fibra diaria.
  • Patatas: Las patatas son una buena fuente de potasio y vitamina C. Deja la piel cuando las cocines para conseguir la fibra más saciante.
  • Pimientos: Los pimientos tienen casi el doble de vitamina C que las naranjas. Asimismo, los pimientos picantes también nos aportan capsaicina, que ayuda al cuerpo a reducir la grasa y es un analgésico natural.