Salud

La mitad de las playas de arena del mundo corren riesgo de desaparecer para 2100

La mitad de las playas de arena del mundo corren riesgo de desaparecer para 2100

Una nueva investigación apunta a que el 50% de las playas de arena del mundo podrían no existir en 2100 debido a las consecuencias del cambio climático y del aumento del nivel del mar.

Algunos de los enclaves más bellos de nuestro planeta como son las playas arenosas podrían hundirse para siempre en el olvido de cara a finales de siglo. En concreto, un reciente análisis publicado en la revista Nature advierte que podríamos perder cerca de la mitad de las playas por el cambio climático. Incluso aunque reduzcamos de forma drástica la contaminación por combustibles fósiles causante del calentamiento global, un tercio de las costas arenosas seguiría en peligro para esa fecha, avisan los investigadores.

Los océanos se calientan como si arrojásemos 5 bombas de Hiroshima por segundo

“Además del turismo, las playas de arena a menudo actúan como la primera línea de defensa contra tormentas costeras e inundaciones, y sin ellas los impactos de los fenómenos meteorológicos extremos probablemente serán mayores”, dijo el autor principal del artículo, Michalis Vousdoukas, investigador del Centro Común de Investigación de la Comisión Europea. En muchas naciones, especialmente aquellas en desarrollo, los sistemas extensos de defensa son obras de ingeniería inviables o demasiado costosas. 

Estos serán los países que perderán más playas

Según los hallazgos, Australia podría ser la región más afectada, con casi 15,000 kilómetros de pérdidas de costa de playas blancas en los próximos 80 años. Le siguen Canadá, Chile y Estados Unidos y completan la clasificación de los países en peligro México, China, Rusia, Argentina, India y Brasil. Este tipo de playas arenosas ocupan más de un tercio de la costa global y a menudo se sitúan en áreas con alta densidad de población.

Las razones obedecen al cambio climático, subida de las aguas marinas, marejada ciclónica de huracanes o tifones, reducción de sedimentos de los ríos y nuevas construcciones costeras. Todos estos factores erosionan la costa y amenazan sus infraestructuras y medios de vida.

Para evaluar la rapidez y la cantidad de playas que podrían desaparecer, la investigación dibujó las líneas de tendencia en tres décadas de imágenes satelitales que datan de 1984. A partir de ahí, proyectaron una erosión futura en dos escenarios de cambio climático. La vía RCP8.5 del “peor de los casos” supone que las emisiones de carbono continuarán sin disminuir, o que la Tierra misma comenzará a aumentar las concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero independientemente de la acción humana, por ejemplo debido al deshielo del permafrost.

¿Por qué el hielo de la Antártida se ha vuelto de color rojo?

Un escenario menos grave, llamado RCP4.5, vería a la humanidad limitar el calentamiento global a aproximadamente tres grados centígrados, que todavía es mucho más que el límite “muy por debajo de 2C” establecido en el Acuerdo de París de 2015. Según el escenario hipotético más grave, se perderían 132.000 kilómetros de costa o el 49,5% de las playas de arena para 2100. Incluso ya a mediados de siglo, la pérdida sería de más de 40.000 kilómetros.

La perspectiva cada vez más probable de RCP4.5 implicaría 95.000 kilómetros de costa despojados de su arena para 2100, la mayor parte de ellos en los próximos 30 años. El grupo asesor científico de la ONU, el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), proyectó en un informe que vio la luz el pasado septiembre un aumento del nivel del mar de medio metro para 2100 en el escenario más optimista, y 84 cm (33 pulgadas) bajo RCP8.5 .

Sin embargo, muchos científicos del clima califican estas estimaciones como excesivamente conservadoras y han predicho en trabajos revisados ​​por pares que la marca de agua del océano aumentará el doble.  Ahora, esta nueva investigación vincula directamente el futuro de la degradación costera global con el uso de combustibles fósiles, instando a un giro radical hacia un modelo más limpio y sostenible.

Fuente | Science Alert

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.