Salud

Planeta en peligro: a finales de siglo podrían desaparecer todos los insectos

Planeta en peligro: a finales de siglo podrían desaparecer los insectosPlaneta en peligro: a finales de siglo podrían desaparecer los insectos

Los científicos advierten que en 10 años tendremos un cuarto menos de insectos, en 50 años solo quedará la mitad y en 100 años no tendremos ninguno si continuamos al ritmo actual y no detenemos la pérdida de biodiversidad.

Un nuevo informe revela que los insectos están desapareciendo a una velocidad ocho veces mayor que la de los mamíferos, aves y reptiles. Los peligros que entraña esta grave pérdida de biodiversidad son enormes –en última instancia, la extinción humana– , ya que estos animales constituyen el corazón de la cadena alimentaria.

¿Qué puedo hacer para parar el cambio climático? Empieza por estas 13 cosas

Aunque los estudios más recientes apuntan al descenso de la población de insectos en Alemania y Puerto Rico, el análisis apunta a que la escala de la crisis es global. “Esta tendencia confirma que la sexta extinción masiva está teniendo un impacto profundo en las formas de vida de nuestro planeta”, recalcan, subrayando la urgencia de tomar medidas.

El estudio publicado en la revista científica Biological Conservation -y que recoge y compara las conclusiones de 73 estudios realizados en distintas regiones del mundo- subraya que la cantidad de insectos en el planeta cae a un ritmo del 2,5% por año, mientras quemás del 40% de las especies de insectos están disminuyendo y un tercio están en peligro de extinción. Todo ello anticipa un “colapso catastrófico de los ecosistemas de la naturaleza”, ya que además de polinizar y reciclar nutrientes son la base de todos los ecosistemas y el comienzo de las cadenas tróficas.

“Los insectos son el corazón de toda cadena alimenticia, polinizan la mayoría de las plantas, mantienen el suelo saludable… La realidad es que los humanos no podemos sobrevivir sin los insectos”, revela Dave Goulson, de la Universidad de Sussex. Entre los factores de dicho este retroceso en la población de insectos son la pérdida de hábitat por la agricultura intensiva, los contaminantes agroquímicos como pesticidas, la urbanización o el cambio climático.

¿Pueden aprender matemáticas los insectos? Hemos enseñado a una colmena de abejas a sumar y restar

“Si las pérdidas de especies de insectos no pueden detenerse, esto tendrá consecuencias catastróficas tanto para los ecosistemas del planeta como para la supervivencia de la humanidad”, señala Francisco Sánchez-Bayo, de la Universidad de Sydney, Australia, principal responsable de la investigación. El estudio recalca que es fundamental cambiar el modelo de producción de alimentos, modificar radicalmente los cultivos agrícolas y repensar el sistema económico para no quedarnos solos en el planeta. “El 80% de la biomasa de insectos ha desaparecido en los últimos 25 30 años, el problema es grande”, recalca Bayo.

Tal y como plasma en consonancia con el estudio la siguiente infografía de Statista, las mariposas y las polillas son los insectos más amenazados. La cantidad de especies de mariposas ha disminuido en un 58% entre 2000 y 2009 en Reino Unido, país que ha sufrido la mayor caída registrada en los últimos años. Mientras, las abejas son otra de las poblaciones más afectadas: en Estados Unidos se han visto reducidas a la mitad, ya que si la cifra en 1949 era de seis millones, desde entonces han desaparecido 3,5 millones.

Planeta en peligro: a finales de siglo podrían desaparecer los insectos

Uno de los mayores impactos de la pérdida de insectos lo vivirán las aves, los anfibios y los peces. “Si pierden su fuente de alimento, todos estos animales morirán de hambre”, afirma Sánchez-Bayo. Queda combatir de verdad el cambio climático, limitar o eliminar los pesticidas y tener otro modelo de alimentación, producción y consumo.

Infografía | Statista

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.