Salud

Implantes recubiertos de bacterias de yogur para curar más rápido los huesos rotos

Bacterias del yogur podrían ayudar a recuperar más rápido las fracturas óseas

Una investigación llevada a cabo en la Universidad de Hubei en Wuhan ha explorado si colocar un implante con la bacteria Lactobacillus casei, que se encuentra en el yogur, podría mejorar la recuperación de las fracturas óseas.

Los implantes cubiertos de bacterias podrían prestar ayuda ante la cirugía de fractura ósea para acelerar la curación y prevenir infecciones posoperatorias. Normalmente se utilizan en este tipo de operaciones implantes metálicos que además de ayudar a la alineación de los huesos rotos permiten que estos se fusionen con el metal a medida que se reparan.

Una investigación dirigida por Lei Tan de la Universidad de Hubei en Wuhan en China se dedicó a experimentar si recubrir un implante con la bacteria Lactobacillus casei, que se encuentra en el yogur, podría mejorar la recuperación. Este microorganismo tiene capacidad para regular el entorno inmunológico, lo que podría favorecer la generación de tejidos y liberar sustancias antibacterianas útiles para la curación. 

¿Pueden comerse los yogures caducados?

En el experimento se probaron implantes de titanio a ratas con tibias rotas. Tres de las ratas recibieron implantes estándar y tres tenían implantes recubiertos con bacterias L. casei muertas. Cuatro semanas más tarde los resultados arrojaron un incremento del 27% en el tejido óseo en las ratas con los implantes cubiertos de bacterias en comparación con un aumento del 16% en las ratas con implantes convencionales. Este aumento de tejido es un indicador de recuperación en la fractura.

Un riesgo potencial de los implantes es la infección en el lugar donde el implante se encuentra con el hueso. Por lo tanto, el equipo también probó si su implante tratado con L. Casei era más resistente a las infecciones al recubrirlo con bacterias MRSA resistentes a múltiples fármacos, causantes posibles de infecciones. Sin embargo, doce horas después, se hallaron muertos al 99,9% de estos patógenos.

“Las bacterias juegan un papel importante en el microbioma intestinal y cada vez hay más evidencia que sugiere que sus beneficios también se pueden aprovechar fuera del intestino”, apunta Matthew Wook Chang de la Universidad Nacional de Singapur a New Sciencist.

La investigación está recogida en la revista Science Advances.

Fuente | New Sciencis

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.