Salud

Hallan preocupantes niveles de antibióticos en dos tercios de los ríos del planeta

Antibióticos en los ríos

Cientos de ríos en todo el mundo, desde el Támesis hasta el Tigris, muestran niveles de antibióticos en sus aguas peligrosamente altos, según el estudio global de mayores dimensiones realizado hasta la fecha.

El aumento de las bacterias resistentes a los antibióticos es una emergencia de salud mundial que podría matar a 10 millones de personas en 2050, tal y como reveló la ONU el mes pasado. En este sentido, el mayor estudio a nivel global hasta el momento arroja malas noticias, ya que dos de cada tres ríos de nuestro planeta muestran niveles preocupantes de antibióticos. 

La contaminación con antibióticos es una de las maneras en las que las bacterias tienen posibilidades de desarrollar resistencia a los medicamentos que salvan vidas, haciéndolos ineficaces para el uso humano. De hecho, “muchos de los genes de resistencia que vemos en patógenos humanos se originaron a partir de bacterias ambientales”, afirma el ecólogo microbiano William Gaze.

La investigación, presentada el lunes en una conferencia en Helsinki, muestra que algunos de los ríos más conocidos del mundo, incluido el Támesis, están contaminados con antibióticos clasificados como de importancia crítica para el tratamiento de infecciones graves. En muchos casos, se detectaron en niveles inseguros, lo que incrementa las posibilidades de desarrollo y propagación de la resistencia.

Los medicamentos llegan hasta las aguas de los ríos o el suelo mediante desechos tanto humanos como animales y las fugas de las plantas de tratamiento de aguas residuales e instalaciones de fabricación de medicamentos. “Es bastante aterrador y deprimente. Una gran parte del medio ambiente podría tener antibióticos a niveles lo suficientemente altos como para afectar la resistencia a ellos”, apuntó Alistair Boxall, un científico ambiental de la Universidad de York y líder del estudio.

Antidepresivos, cremas solares y antibióticos alteran el metabolismo de los peces

Las muestras tomadas del Danubio en Austria contenían siete antibióticos, incluida la claritromicina, utilizados para tratar infecciones del tracto respiratorio, como neumonía y bronquitis, casi cuatro veces el nivel considerado seguro. El segundo río más grande de Europa es también el más contaminado del Viejo Continente, donde el 8% sobrepasaba los límites de seguridad. También está contaminado el Támesis con cinco antibióticos, de los que la ciprofloxacina triplicó el riesgo de seguridad dada su cantidad.

Los investigadores probaron 711 sitios en 72 países y encontraron antibióticos en el 65% de ellos. En 111 de los sitios, las concentraciones de antibióticos superaron los niveles seguros, con los peores casos más de 300 veces por encima del límite seguro. Las concentraciones más altas se hallaron en países de ingresos bajos situados en África y Asia. 

El punto más contaminado se encontró en Bangladesh, done el metronidazol, usado para tratar infecciones vaginales, tenía 300 veces más presencia que el nivel de seguridad. Los residuos se detectaron cerca de una instalación de tratamiento de aguas residuales, que en muchos casos carecen de la tecnología para eliminar los medicamentos.

Tampoco existe una política adecuada de tratamiento de residuos, por lo que en muchos lugares, como Kenia, los vertidos se realizan directamente a los ríos. Allí los niveles son tan altos que ningún pez puede sobrevivir, por lo que la caída en la población ha sido drástica.

El equipo de investigación ahora está planeando evaluar los impactos ambientales de la contaminación por antibióticos en la vida silvestre, incluyendo peces, invertebrados y algas. 

Fuente | The Guardian

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.