Salud

La carencia de vitamina D puede elevar el riesgo de depresión en un 75%

La carencia de vitamina D puede aumentar el riesgo de depresión en un 75%

Una investigación científica reciente llevada a cabo en Irlanda revela que los adultos mayores de 50 años son un 75% más propensos a sufrir depresión si padecen una deficiencia de vitamina D en su organismo.

Tras cuatro años de seguimiento un nuevo estudio arroja luz sobre la peligrosidad que implica la falta de vitamina D en el organismo, pudiendo aumentar el riesgo de padecer depresión hasta en un 75% en las personas mayores. Los suplementos de vitamina D no son difíciles de conseguir, por lo que los investigadores solicitan pautas actualizadas sobre la ingesta recomendada de este nutriente, pautas que podrían tener un impacto real en la población de más de 50 años, cuya calidad de vida se ve muy mermada por la depresión.

7 alimentos buenos para vencer la depresión

El estudio realizó un seguimiento a 3.965 personas mayores de 50 años que participaron en el Estudio longitudinal irlandés sobre el envejecimiento (TILDA). Tras las evaluaciones iniciales, los investigadores revisaron a los participantes después de dos años y después de cuatro años. Al final del período 400 participantes habían desarrollado depresión y de ellos, aquellas personas con una deficiencia de vitamina D mostraron un riesgo 75% de sufrir esta condición, incluso después de considerar factores como los síntomas depresivos, las enfermedades crónicas, el nivel de actividad física y la enfermedad cardiovascular.

Es el estudio más amplio y representativo sobre el riesgo de depresión y el estado de la vitamina D en adultos mayores que se haya realizado en Irlanda“, dice uno de los investigadores, Robert Briggs, del Trinity College Dublin en Irlanda, quién ha subrayado que esta investigación resultará útil para ampliar los programas de salud pública y otorgar importancia a los tratamientos que incluyan este nutriente.

No se trata de la primera vez que se relacionan niveles bajos de vitamina D con la depresión, pero el gran tamaño de la muestra y la longitud del período temporal hacen de esta prueba, publicada en la revista Journal of Post-Agute y Long-Term Care Medicine, una de las muestras más fidedignas de esta correlación. Por otra parte, en Irlanda una de cada cuatro personas mayores en Irlanda no obtiene suficiente vitamina D en los meses de invierno, algo que también está vinculado al síndrome afectivo estacional.

Cabe subrayar que algunos de los mejores alimentos para conseguir vitamina D son champiñones, salmón, ostras, bacalao, huevo o queso -especialmente provolone, queso azul, parmesano y queso fresco- y atún. La exposición a la luz natural del sol es otra de las fuentes para que el organismo absorba este preciado nutriente.

Fuente | Science Alert

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.