Salud

Estas nubes desaparecerían por el cambio climático (y la temperatura subiría 8 grados)

Los estratocúmulos podrían desaparecer y la temperatura subir 8 grados

Las nubes conocidas como estratocúmulos, que flotan en el cielo y crean vastas cubiertas, son fundamentales frente al calentamiento global ya que sus puntas blancas reflejan mucha radiación solar de regreso al espacio. Sin embargo, el cambio climático podría acabar con ellas. 

Mirar las nubes se ha considerado desde siempre un bello pasatiempo para niños, curiosos y caminantes. Sin embargo, una tipología fundamental estaría a punto de verse reducida debido al cambio climático extremo: una nueva simulación alerta de que los estratocúmulos podrían desaparecer, intensificando aún más el calentamiento global. El estudio ha sido publicado el lunes en la revista Nature Geoscience, basándose en un modelo informático.

Percepciones sobre la carne que nos hacen subestimar su impacto en el cambio climático

El investigador principal, el científico del clima Tapio Schneider, planteó la hipótesis de que niveles muy altos de dióxido de carbono en la atmósfera podrían suprimir la formación de cubiertas de nubes estratocúmulos. Tras dos años de cálculos computarizados, llegaron a la conclusión de que el aumento constante del CO2 en la atmósfera podría desencadenar un aumento repentino en la temperatura asociado con la desaparición de las nubes de estratocúmulos.

Si el CO2 alcanzase las 1.300 partes por millón, la temperatura atmosférica global aumentaría 8 grados Celsius -46 grados Fahrenheit- sumado a cualquier calentamiento que ya se haya producido a partir de gases de efecto invernadero. Sería una situación dramática, ya que estas nubes se rompen por completo, y solamente volverían a formarse por debajo del nivel en el que se produjo la inestabilidad. 

No resulta sencillo probar si las nubes realmente se comportarían de esta manera en un mundo con concentraciones alarmantes de dióxido de carbono. Lo cierto es que un pico de 8 grados sumado al calentamiento global ya acontecido por las emisiones de gases de efecto invernadero sería catastrófico, no solo para la civilización humana sino para innumerables especies y ecosistemas sacudidos por el rápido cambio climático.

Desde el inicio de la Revolución Industrial, cuando las personas comenzaron a quemar combustibles fósiles a gran escala, las temperaturas globales aumentaron alrededor de 1 grado Celsius -1.8 grados Fahrenheit-, con el calentamiento impulsado por el aumento del dióxido de carbono en la atmósfera, de aproximadamente 280 ppm. Es difícil imaginar un mundo con algo cerca de 1.300 ppm de CO2

Schneider, por ejemplo, no cree que niveles tan extremos de CO2 realmente se materialicen, simplemente porque asume que la civilización humana encontrará una manera de evitar poner todo ese carbono en la atmósfera. “Espero que haya suficiente progreso tecnológico para que no lo logremos. Pero no está fuera del alcance de lo posible”, puntualizó.

El ser humano se extinguirá si sigue aniquilando la biodiversidad

Además, el artículo de Schneider ofrece una respuesta potencial a un enigma de largo recorrido. Durante décadas, los científicos han sabido que hace 55 millones de años, la Tierra sufrió una fase extrañamente caliente, llamada el máximo térmico del eoceno del Paleoceno (PETM). Ese es el famoso período de “cocodrilos en el Ártico”. El documento ofrece otra conjetura: que la desaparición de la cubierta de nubes hubiese llevado al clima a un fenómeno extremo. Sin embargo, de cara al futuro, el proceso de enfriamiento necesario para estas cubiertas de nubes conocidas como estratocúmulos se suprimirá si el planeta se calienta demasiado.

Fuente | Science Alert

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.