Salud

Estos son los peligros de la carne de pollo cruda o mal cocinada

Estos son los peligros de la carne de pollo cruda o mal cocinada

La carne de pollo puede conllevar algunos riesgos para la salud si se consume cruda o mal cocinada. Esto se debe a que tiene mayor probabilidad de portar ciertas bacterias, entre ellas la causante de la salmonelosis.

El pollo es un alimento muy versátil y saludable.

Aporta todo lo bueno de la carne, como proteínas de alta calidad y vitaminas del tipo B, pero además con el extra a su favor de ser una de las más bajas en grasas.

De ahí que tenga tanto éxito. Sirve para completar una ensalada, es un must de los menús para deportistas y desde luego hace las delicias de más de uno cuando se opta por freírlo.

Pero aunque sea saludable y delicioso, el consumo de esta carne también puede conllevar algunos riesgos para la salud.

Esto se debe a que el pollo, así como el resto de carnes de aves de corral, tienen mayor riesgo de estar contaminados por microorganismos capaces de causar intoxicaciones en las personas. 

En concreto el pollo crudo puede llevar bacterías de Campylobacter, Salmonella y Clostridium perfringens.

La Campylobacter es la causa bacteriana más frecuente de gastroenteritis en el mundo. Y si bien las infecciones por Campylobacter suelen ser leves, en algunos casos pueden ser mortales en niños muy pequeños, personas de edad e individuos inmunodeprimidos, según alerta la Organización Mundial de la Salud (OMS).

6 alimentos más propensos que el pollo a albergar Salmonella

Por su parte, la salmonella, es una de las bacterias más comunes ligadas a intoxicaciones alimentarias. Aunque la mayoría de afectados no muestra síntomas, esta infección puede causar diarrea, fiebre y calambres abdominales en algunas personas.

Para evitar una intoxicación por carne de pollo es necesario que esta sea preparada de forma adecuada. Esto conlleva no consumirla poco hecha ni mucho menos cruda.

En cuanto al punto al que debes cocinar el pollo para que sea seguro, debes garantizar que esta carne alcance los 74ºC, temperatura a la que se asegura que las bacterias presentes en ella han sido destruidas.

Otros aspectos a tener en cuenta para evitar la intoxicación por carne de ave incluyen no lavar nunca el pollo crudo, ya que al hacerlo se podrían propagar los patógenos presentes en él.

También debes asegurarte de no aproximar esta carne mientras la preparas a otros alimentos como verduras o frutas ya que podrían resultar contaminados.

Y a la hora de manipularlo, utiliza una tabla diferente y lávala inmediatamente tras ser utilizada.

*Artículo original publicado en Business Insider

Te recomendamos

Sobre el autor

Cristina Fernández Esteban

Licenciada en periodismo. Entusiasta de la tecnología, la literatura y el café.