Salud

Este circuito biodegradable podrá mandar medicamentos a cualquier órgano

Este circuito biodegradable podrá mandar medicamentos a cualquier órgano

En otro paso agigantado hacia una mejora de la salud gracias a wearables inteligentes e inalámbricos, desarrollan un nuevo circuito biodegradable que puede administrar medicamentos a demanda a cualquier órgano.

Las innovaciones en la industria médica generan tanto entusiasmo como expectación. En TICbeat te hemos hablado de jugosos descubrimientos: desde las pastillas digitales que se chivan a tu médico si no te las tomas a la tirita inteligente que monitoriza tus heridas o pruebas para detectar el cáncer en cuestión de minutos.

Ahora. investigadores de EPFL (L’Ecole polytechnique fédérale de Lausanne) han desarrollado un nuevo circuito biodegradable que puede implantarse para administrar analgésicos a una ubicación específica del cuerpo. Cuando el dispositivo se calienta desde una fuente externa al cuerpo, libera una cantidad controlada de un medicamento durante varios días, para disolverse de manera segura cuando ya no es necesario.

EPFL

Diagrama que muestra el funcionamiento del resonador | EPFL

El dispositivo está construido alrededor de lo que se conoce como un microresonador, mide 3 mm (0.1 in) de ancho y cuenta con solo dos micras de espesor. En cuanto al material del que está elaborado, se trata de magnesio.

Tal y como explican desde New Atlas, estos microresonadores en forma de espiral generan una pequeña corriente eléctrica cuando se exponen a un campo electromagnético alterno. A su vez, esa corriente genera calor capaz de derretir las cápsulas que contienen ciertos medicamentos.

En la práctica, ese diseño significa que el microresonador se puede implantar para liberar medicamentos a pedido. Cuando se necesitan analgésicos, el dispositivo se activa aplicando un campo electromagnético desde el exterior del cuerpo, que derrite las cápsulas, liberando los fármacos. De este modo, puede controlarse y localizarse la dosis. Otra de las facilidades es que una vez que se ha agotado, el microresonador se disuelve, por lo que no es necesario extraerlo quirúrgicamente.

5 tecnologías punteras que están revolucionando la asistencia médica

Entre las prestaciones que brinda este dispositivo inteligente destaca su capacidad ajustable para responder a longitudes de onda específicas, derritiendo diferentes cápsulas en diferentes momentos para liberar los medicamentos en secuencia y en las cantidades deseadas. Tras calentarse, el fármaco puede liberarse en tan solo un segundo.

El objetivo del nuevo dispositivo es crear un sistema de alivio del dolor menos invasivo, especialmente para aquellos pacientes delicados que necesitan medicamentos intensos después de la cirugía. Por ejemplo, muchos de los que necesitan una prótesis ortopédica a menudo reciben morfina a través de un catéter implantado cerca de la columna vertebral, pero se trata de una mecánica incómoda y en ocasiones no todo lo precisa que se desearía.

La idea es todavía un prototipo, ya que por el momento solamente se han fabricado los resonadores. Los siguientes pasos serán la integración de las cápsulas de drogas, los experimentos para liberarlas en el laboratorio y, finalmente, en el cuerpo humano.

La investigación fue publicada en la revista Advanced Functional Materials.

Imagen: EPFL/ Murielle Gerber

Fuente | New Atlas

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.