Salud

Estas lentes de contacto biodegradables pueden tratar enfermedades oculares

Científicos mexicanos crean unas lentes de contacto que se disuelven en minutos en el ojo y liberan gradualmente un fármaco auxiliar para tratar la uveítis y otros padecimientos inflamatorios oculares.

La uveítis es la inflamación de la úvea (capa vascular del ojo) y también una de las principales causas del enrojecimiento del ojo, la cual suele acompañarse de ardor, picazón, lagrimeo y disminución de la agudeza visual. Es ocasionada por agentes infecciosos como bacterias, parásitos, hongos y virus, y no infecciosos como la contaminación o el uso excesivo de dispositivos móviles. Pues bien, en los últimos años se han incrementado los casos de uveítis, sobre todo en adultos jóvenes y niños, que de no ser tratados podrían acabar incluso en ceguera.

Y, para solventar esta clase de afecciones, se suelen emplear una serie de fármacos cuya aplicación es tediosa y fácilmente olvidadiza. Es ahí donde entra en juego la última innovación presentada por la Universidad Autónoma de México (UNAM): unas lentes de contacto que se disuelven en minutos en el ojo y liberan gradualmente un fármaco auxiliar para tratar esta enfermedad y otros padecimientos inflamatorios oculares.

Por qué las lentillas son un mercado interesante para el ecommerce

Con procedimientos convencionales como las gotas, el líquido con la sustancia activa permanece poco tiempo, pues se expulsa casi de inmediato a través de las lágrimas y sólo se aprovecha un cinco por ciento.

Totalmente biodegradable, esta película oftálmica, cargada con dexametasona, permite la liberación controlada del principio activo y una mejor dosificación para una recuperación óptima. La idea, ya patentada, presenta la forma y dimensiones de las lentes tradicionales de contacto, por lo que su aplicación es relativamente fácil; además, sus polímeros son solubles en agua, se desintegran con el fluido ocular y los residuos son expulsados.

Los científicos trabajan ahora en aumentar el tiempo que el fármaco permanece en la mucosa ocular para optimizar su eficacia.

Te recomendamos

Sobre el autor

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y ganador del European Digital Mindset Award 2019.