Salud

¿Es posible contagiarse de coronavirus yendo al váter?

¿Es posible contagiarse de coronavirus yendo al váter?

Aunque varios estudios han informado sobre el hallazgo de ARN de SARS-CoV-2 en muestras fecales de pacientes con COVID-19, así como en baños de hospitales, no existe todavía ningún caso confirmado de infección de coronavirus a través de materia fecal.

Aunque no es un tema de conversación agradable, cabe preguntarse si es posible infectarse de coronavirus a través de las heces. Asomándose a algunas investigaciones al respecto, un estudio habla de que los coronavirus que flotan a través de las tuberías de un edificio de apartamentos chino podrían haber infectado a algunos residentes.

También en 2003 un brote de síndrome respiratorio agudo severo (SARS) se propagó a través de las tuberías de un edificio de apartamentos de Hong Kong, mientras que algunos expertos señalaban que la transmisión a través de los inodoros podría haber contribuido al brote de COVID-19 que cerró la ciudad de Nueva York a principios de la pandemia.

Pese a que la transmisión fecal de un patógeno es difícil de confirmar, y demostrar que un virus se propaga a través de las tuberías de desagüe de la construcción es aún más difícil, no es imposible, tal y como afirman varios investigadores a ScienceInsider. Algunos estudios como este han informado sobre el hallazgo de ARN de SARS-CoV-2 en muestras fecales de pacientes con COVID-19. Algunos de esos pacientes también tenían diarrea, lo que indica que el virus infectó sus tractos intestinales. Además, el ARN también podría provenir de la ingestión de saliva o fluidos del tracto respiratorio que contienen el virus.

Las muestras fecales inspiraron las actuales pruebas de aguas residuales empleadas como indicadores para detectar brotes incipientes de COVID-19 en ciudades de todo el mundo y en campus universitarios como el del MIT.

Experimentos en laboratorio descubren que enjuagues bucales pueden inactivar el coronavirus

Otras investigaciones han hallado abundante ARN de coronavirus en los baños de los hospitales, y un estudio de modelos sugirió que tirar la cadena de un inodoro puede arrojar partículas virales muy por encima del asiento del WC. Es decir, que una persona que acuda al baño al que ha ido una persona infectada podría estar expuesta al SARS-CoV-2 al respirar materia fecal en aerosol o al ingerir el virus después de tocar una superficie contaminada.

Los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en Estados Unidos) afirman que no está claro si el virus en las heces puede causar COVID-19 y concluye que el riesgo de propagar el virus de esta manera es “bajo”. Hasta la fecha, no hay casos documentados que indiquen claramente una infección a través de materia fecal. Únicamente unos pocos laboratorios han informado acerca del cultivo de virus vivos a partir de muestras de heces de pacientes con COVID-19, mientras que un equipo de investigadores ha sugerido que el líquido intestinal neutraliza el virus. 

Diversos científicos afirman que el riesgo, por pequeño que sea, no debe ignorarse, puesto que muchos coronavirus animales se pueden propagar a través de las heces, “por lo que no es exagerado creer que podría ser posible con el SARS-CoV-2”, dice la epidemióloga Susan Amirian de Rice University.

En el caso de los alcantarillados y plantas de tratamiento de aguas residuales, estos lugares funcionan mejor para detectar la aparición de brotes, pero los desechos no contagian, ya que cualquier virus potencialmente intacto se encuentra demasiado diluido para resultar infeccioso, tal y como apunta cel ingeniero ambiental Jordan Peccia de la Universidad de Yale, quien está analizando las aguas residuales para detectar el SARS-CoV-2 en Connecticut. No existen evidencias de que el coronavirus se propague por este medio.

El brote de SARS de 2003 en Amoy Gardens y el COVID-19 en un bloque chino de apartamentos

En Amoy Gardens, un complejo de viviendas de Hong Kong con múltiples torres de apartamentos, 321 residentes se contagiaron de SARS en 2003, de los cuales fallecieron 42. El rastreo del brote condujo hacia un solo visitante con SARS que tenía diarrea grave. Los baños de los apartamentos tenían desagües en forma de U en el piso para limpiarse, y cuando estos sifones se secaron el virus del SARS en aerosol llegóa a los apartamentos a través de un conducto de aire. Por aquel entonces, los científicos sugirieron que incluso el viento incluso llevó los aerosoles a los edificios colindantes.

Atendiendo al contagio de SARS-CoV-2 registrado en Guangzhou, 9 personas del edificio de apartamentos se contagiaron aunque ninguna murió. En primer lugar dieron positivo los cinco miembros de una familia en enero -habían previamente visitado Wuhan-, luego dos parejas de mediana edad de otros pisos se enfermaron. Una investigación recopiló una variedad de evidencia que sugiere que las dos parejas estuvieron expuestas a aerosoles fecales de sus vecinos más de 10 pisos más abajo a través de sus tuberías de desagüe compartidas. Cabe destacar que las imágenes de las cámaras de los ascensores indicaron que las familias no se cruzaron.

Finalmente no se pudo verificar que ninguna de las tres trampas en forma de U en los apartamentos se hubiera secado cuando ocurrieron los casos de COVID-19, por lo que la evidencia de transmisión mediante las tuberías sigue siendo “circunstancial”. Mientras se investigan tres casos similares de transmisión de SARS-CoV-2 a través de tuberías de gran altura, dos en Hong Kong y otro en la provincia de Guangdong.

En definitiva, la evidencia por ahora es escasa y el riesgo bajo. Lo recomendable es acudir a cualquier baño que no sea el de tu casa con mascarilla, respetando las principales normas de higiene. Lávate las manos, limpia el inodoro y mantén la tapa cerrada al tirar de la cadena para reducir la exposición a tales aerosoles fecales. 

Fuente | ScienceMag

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.