Salud

Encuentran signos de coronavirus en el cerebro de fallecidos por COVID-19

Encuentran signos de coronavirus en el cerebro de fallecidos por COVID-19

Un análisis post mortem de los cuerpos de cuarenta víctimas fallecidas por COVID-19 reveló que aproximadamente la mitad mostraba signos del coronavirus en sus cerebros. La investigación ha sido publicada en la revista científica The Lancet.

En un estudio realizado en 40 cadáveres see detectó ARS-CoV-2 (ARN viral, proteína viral o ambos) en el tejido cerebral de más del 50% de los pacientes que murieron con COVID-19, según mostró esta serie de casos post mortem en Alemania. Sin embargo, la presencia de SARS-CoV-2 no se asoció con la gravedad de los cambios patológicos en el cerebro. 

Los impactos reales de las infecciones neuronales parecen ser leves en el peor de los casos, según apunta la investigación publicada en The Lancet Neurology. El dato valioso es la revelación de que el coronavirus puede llegar al sistema nervioso central de los pacientes, lo que podría ayudar a comprender las afecciones neurológicas que experimentan algunos pacientes con COVID-19.

El estudio, por su pequeño tamaño de muestram tiene bastantes limitaciones. La serie de casos analizó el tejido cerebral de 43 personas en Hamburgo que murieron en hospitales, hogares de ancianos o en casa con COVID-19 del 13 de marzo al 24 de abril. Otras limitaciones son su naturaleza descriptiva y la ausencia de controles emparejados por edad y sexo

Los investigadores del Centro Médico Universitario de Hamburgo-Eppendorf llegaron a la conclusión de que los síntomas neurológicos de COVID-19 son causados ​​por la respuesta del sistema inmunológico al virus que aparece en el cerebro, como sucedió en 21 de los cadáveres, en lugar del virus en sí. “No vimos cambios neuropatológicos más severos en pacientes con altas cargas virales en comparación con aquellos sin presencia de virus, pero la reacción inmune al virus en el cerebro – que comenzamos a definir en este estudio – está ahí”, señala el neuropatólogo Markus Glatzel a la publicación MedPage Today.

Se busca coronavirus en las aguas residuales del MIT

Lo que sucedió en el caso de esta veintena de fallecidos es que el virus accedió al tronco del encéfalo, por lo que los médicos hallaron proteínas virales en estructuras como los nervios craneales. Hasta la fecha se trata del informe más completo de hallazgos neuropatológicos en pacientes que murieron por coronavirus.

“La evidencia emergente, incluido el estudio actual, muestra que las alteraciones neuropatológicas en los cerebros de los pacientes que mueren por COVID-19 son relativamente leves, aunque el virus puede acceder al cerebro”, señala el artículo. No parece haber encefalitis fulminante inducida por virus ni evidencia directa de daño del sistema nervioso central causado por el SARS-CoV-2. 

Los pacientes tenían entre 51 y 94 años, con una mediana de edad de 76. Todos tenían pruebas positivas de SARS-CoV-2: 40 pacientes tenían muestras para detectar SARS-CoV-2 por inmunohistoquímica y 27 pacientes tenían muestras para detectar SARS-CoV- 2 mediante RT-PCR cuantitativa.

Casi dos tercios (63%) de los pacientes eran hombres. Casi todos los pacientes (93%) tenían condiciones médicas crónicas preexistentes relevantes, principalmente problemas cardiorrespiratorios; El 30% tenía enfermedades neurológicas preexistentes, incluidas enfermedades neurodegenerativas o epilepsia. La causa de la muerte se atribuyó principalmente al sistema respiratorio, siendo la neumonía viral la afección subyacente en la mayoría de los casos. La mayoría de los pacientes (74%) fallecieron en el hospital.

En general, se detectaron proteínas o ARN del SARS-CoV-2 en los tejidos cerebrales de 21 (53%) de los 40 pacientes investigados; ambos se detectaron en ocho pacientes. Se encontraron proteínas virales del SARS-CoV-2 en los nervios craneales que se originan en la parte inferior del tronco encefálico y en células aisladas del tallo cerebral.

En esta serie de casos, los responsables detectaron la expresión de la proteína SARS-CoV-2 en el tejido cerebral de una parte sustancial de los pacientes, señaló. “Si bien el potencial replicativo e infeccioso del ARN viral sigue sin estar claro, la detección in situ de las proteínas del SARS-CoV-2 es un hallazgo importante, ya que confirma la presencia del virus en el cerebro”, revela Glatzel.

Fuente | Neoscope

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.