Salud

El peor error que cometes con todas las dietas, según la ciencia

El peor error que subyace a todas las dietas

Desde la sana dieta mediterránea a una cuidada alimentación vegetariana, desde la poco recomendada dieta keto a la criticada paleodieta, ninguna de ellas cumplirá su cometido si no tienes en consideración un importante detalle.

Ya sea una dieta basada en el grupo sanguíneo a una baja en carbohidratos -las de este tipo acortan tu vida y son perjudiciales para tu organismo-, un plan de adelgazamiento y deporte pautado por tu médico o alguna de las dietas de moda –desde la Pegan a la sanísima dieta mediterránea, considerada la mejor del mundo-, existe una directriz fundamental. Independientemente de su complejidad, cualquier dieta está condenada a fallar si no estás bebiendo suficiente agua.

Las personas que se concentran tanto en su nuevo plan de alimentación tienden a descuidar el consumo de agua, por lo que acaban teniendo niveles más altos de sodio en la sangre y problemas de hidratación. La concentración de la sal es especialmente nocivo en las dietas ricas en proteína animal como la carne, en las que la falta de agua puede derivar en la aparición de problemas como los cálculos renales.

5 alimentos de moda que pueden ser peligrosos, según la OCU

La sed constituye la alerta corporal natural de que nos estamos quedando sin líquido, y se trata de una señal, como el hambre o el sueño, a la que deberías obedecer tan pronto como puedas. Aunque por sí solo beber grandes cantidades de agua y mantener tu organismo hidratado no resulta suficiente para lograr una pérdida de peso sustancial, si se incluye en un régimen nutritivo caracterizado por una distribución saludable de macronutrientes y un consumo diverso de grupos de alimentos, es un pilar fundamental.

Se piensa que la ingesta de agua ayuda a perder peso al aumentar el metabolismo de las grasas y disminuir el apetito. En este aspecto, una investigación llevada a cabo en 2016 con más de 18.000 adultos de mediana edad y de mayor edad encontró que las personas que bebían más agua estaban constantemente más llenas y no tenían tanta hambre, por lo que moderaban más el consumo calórico diario. También consumían menos colesterol, grasas poco saludables y sal como parte de su dieta diaria.

Además de beber el suficiente agua cada día, puedes beber agua antes de las comidas. Otro estudio de 2010 encontró que las personas que beben agua inmediatamente antes de una comida en realidad tienen un mayor éxito para perder peso que las personas que no beben agua. Por otra parte, al optar por agua en lugar de zumos azucarados, bebidas carbonatadas o alcohol reduces carbohidratos, grasas y calorías adicionales a tu dieta.

Cómo añadir más agua en tu dieta

  • Descárgate una aplicación para mantenerte hidratado: En este artículo recopilamos cinco que pueden servirte.
  • Lleva siempre una botella de agua contigo.
  • Configurar una alarma: Tu smartphone puede aliarse contigo para que recuerdes que es la hora de beber un vaso de agua. Puedes repetir el proceso a diario hasta ganar el hábito.
  • Consume alimentos ricos en agua, como frutas y verduras.
  • Sorbe y espera: Si tienes hambre, es recomendable beber un vaso de agua y esperar un cuarto de hora, ya que es común confundir el hambre con la sed.

Fuente | Healthline

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.