Taku se encuentra ubicado en Alaska (Estados Unidos), al sureste de la ciudad de Juneau, y se trata de uno de los glaciares alpinos más gruesos y profundos del mundo. Tiene un espesor de 1.480 metros y aproximadamente 58 kilómetros de largo, con una extensión de unos 1.000 kilómetros cuadrados.

Durante aproximadamente 40 años, Mauri Pelto, glaciólogo, profesor de ciencias ambientales en Nichols College y director del proyecto North Cascades Glacier Climate, ha estudiado el estado de los glaciares de todo el mundo. Este investigador ha sido testigo de cómo el cambio climático ha ido reduciendo la extensión de todos ellos, pero el glaciar Taku había conseguido resistir. Hasta ahora.

taku

Los datos recogidos en un nuevo estudio nos muestran que el glaciar Taku también está sucumbiendo al calentamiento global. De acuerdo con esta investigación, desde el año pasado ha perdido masa y ya se encuentra en remisión, al igual que otros muchos glaciares.

Mediante imágenes tomadas por satélite, fotografías aéreas y mapeo de campo GPS, los glaciólogos han estudiado el espesor de la capa de nieve anual de Taku desde 1946, y el propio Pelto lo ha hecho durante tres décadas. En su última investigación, el científico comparó imágenes satelitales del glaciar tomadas en agosto de 2014 con otras de agosto de 2019, y se puede observar una pérdida de masa. 

Mar Mediterráneo
El cambio climático afecta severamente al Mediterráneo: así estará en 100 años

El cambio climático va a afectar severamente al Mediterráneo. Según un estudio, en 100 años el nivel del mar aumentará un metro y la temperatura será 5 grados mayor.

Durante más de cincuenta años, el glaciar Taku no perdió masa. A partir de 1989 se empezó a apreciar que su engrosamiento anual disminuía, y en algún momento puntual experimentó un ligero adelgazamiento. A partir de 2018 empezó el deshielo en este glaciar, coincidiendo con un récord de altas temperaturas en Alaska, consecuencia del calentamiento global.

“Esto es un gran problema para mí porque tenía un glaciar al que podía aferrarme”, explica Pelto. “Pero ya no. Esto cambia la puntuación, cambio climático: 250, glaciares alpinos: 0”.