Salud

El extraño caso de los elefantes que mueren en Botswana sin explicación

El extraño caso de los elefantes que mueren en Botswana sin explicación

En los últimos dos meses decenas de elefantes han aparecido muertos en Botswana boca abajo, sin que se sepa todavía la causa de los repentinos fallecimientos. Científicos estudian el caso.

Los elefantes tienen una esperanza de vida de 70 años, duermen muy poco, tienen hasta 100.000 músculos distintos en la trompa y pueden comer más de 250 kilos de comida al día. Padecen estrés ante el sufrimiento de sus compañeros, tienen el cerebro más grande del mundo animal y como los humanos, también lloran a sus muertos: acarician los huesos de los fallecidos a modo de duelo y homenaje. Incluso retornan varias veces al osario mostrando reconocimiento y respeto.

Estos increíbles animales están sufriendo una inexplicable muerte masiva: en los últimos dos meses se ha notificado el deceso de 350 elefantes, muchos de ellos boca abajo, lo que parece el indicio de un colapso repentino. La mayoría de sus cuerpos estaban ubicados alrededor de fuentes de agua en las partes norteñas del Delta del Okavango, un área protegida para elefantes y un lugar de estudio llamado NG11. No se han reportado muertes similares en la cercana Namibia.

Botswana tiene la población de elefantes (Loxodonta africana) más grande del mundo, con más de 135.000 individuos. La especie está en declive debido a la caza ilegal y la destrucción de su habitad natural. Aunque se conoce que los furtivos usan cianuro para envenenar a los elefantes en Zimbabwe, se ha considerado poco probable en este caso en particular, porque sus colmillos -codiciados por los inmorales furtivos- permanecieron intactos y los carroñeros como hienas, leones y buitres tampoco han sido encontrados muertos después de comer los cadáveres.

Por qué la lombriz de tierra es uno de los animales más importantes del planeta

El año pasado, más de 100 elefantes de Botswanan murieron por un presunto brote de ántrax, y algunos pueden haber sucumbido a las condiciones de sequía. Sin embargo, el gobierno de Botswana no relaciona estos casos con la enfermedad. Tal y como informa The Guardian, testigos locales vieron a algunos ejemplares caminando en círculos, un comportamiento que sugiere que lo que está sucediendo está afectando a estos animales neurológicamente.

“Enviamos para pruebas y esperamos los resultados en las próximas dos semanas”, declaró Cyril Taolo, director interino del departamento de vida silvestre y parques nacionales de Botswana, atribuyendo la demora en la obtención de laboratorio. pruebas a restricciones COVID-19. El ecologista y director de LionAid, Pieter Kat, y otros conservacionistas han expresado su preocupación por el tiempo que tardan estos resultados.

“Meses después de que se descubrieran los cadáveres iniciales, todavía no hay respuesta sobre por qué tantos elefantes están muertos”, escribió Kat en una publicación de blog, criticando al gobierno de Botswana por demorarse en brindar protección a estos animales. Hasta hace poco el país destacaba por ser uno de los más seguros para etos vulnerables mamíferos y otras especies silvestres, pero en 2019 se apreció un relevante incremento en la caza furtiva de elefantes.

Habrá que esperar a conocer los resultados tras la triste e inesperada muerte de estos centenares de elefantes.

Fuente | Science Alert

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.