Salud

El deshielo de Groenlandia no tiene vuelta atrás (y Death Valley bate récord de calor)

El deshielo de Groenlandia no tiene vuelta atrás (y Death Valley bate récord de calor)

El cambio climático no es una angustiosa señal del futuro, sino una amenaza real plasmada en datos alarmantes: mientras en el Valle de la Muerte californiano el mercurio ha batido el calor del último siglo, el deshielo de Groenlandia parece haber alcanzado un umbral irreversible.

Que el Antropoceno se caracteriza por fenómenos extremos, temperaturas cada vez más elevadas o la preocupante pérdida de biodiversidad no es algo nuevo, pero si lo son algunos datos que han salido a la luz durante la última semana: dos caras de la misma moneda como lo son el inexorable deshielo de Groenlandia y por el otro, el récord térmico registrado en el californiano Valle de la Muerte, uno de los puntos más cálidos de por si de nuestro planeta.

La capa de hielo de Groenlandia puede haber alcanzado un punto de inflexión irreversible o de no retorno, según apunta una investigación de la Universidad Estatal de Ohio publicada el pasado jueves en la revista Nature. Las nevadas que normalmente reponen los glaciares de Groenlandia cada año ya no pueden seguir el ritmo del derretimiento del hielo, que se ha descompensado. El segundo cuerpo de hielo más grande del mundo, continuaría así perdiendo grosor y densidad incluso aunque las temperaturas globales dejaran de crecer. 

Los bosques tropicales ya no pueden secuestrar CO2 como antes

Para esta investigación se revisaron cuarenta años de datos satelitales mensuales de más de 200 grandes glaciares que desembocan en el océano en Groenlandia. El hielo descargado en el mar supera con creces la nieve acumulada enla superficie: si mirásemos lejos, hacia el año 3000, el derretimiento de la capa completa podría elevar el nivel del mar siete metros, tragándose todas las ciudades costeras del mundo. De hecho, en la actualidad este hielo es el mayor contribuyente del mundo al aumento del nivel del mar: hasta 2100 las aguas crecerán solamente por su aportación cerca de siete centímetros, según este reciente estudio.

Groenlandia arrojó una cantidad sin precedentes de hielo y agua al océano durante el verano de 2019, cuando una ola de calor de Europa arrasó la isla: la capa perdió 55.000 millones de toneladas de agua en cinco días, suficiente para cubrir el estado de Florida en casi cinco pulgadas de agua. El derretimiento de hielo genera un círculo vicioso, ya que el agua acumulada mediante la capa de hielo absorbe más luz solar y calienta más su alrededor, acelerando el fenómeno.

Mientras, el permafrost ártico se derrite un 240% más rápido que hace cuatro décadas, el Himalaya pierde por el deshielo el equivalente anual a 3,2 millones de piscinas olímpicas y la deforestación en lugares como la selva amazónica puede desencadenar un proceso llamado “muerte regresiva”, en el que la selva tropical se secaría, se quemaría y se convertiría en un paisaje similar a una sabana, liberando hasta 140 mil millones de toneladas de carbono a la atmósfera.

El Valle de la Muerte de California hizo justicia a su nombre registrando más de 54 grados

Por otra parte, el Valle de la Muerte de California registró lo que podría ser la temperatura más alta de su historia el domingo 16 de agosto: unos ardientes 130 grados Fahrenheit (54,4 grados Celsius). Si la medición del Servicio Meteorológico Nacional (NWS) se mantiene se tratará de la temperatura más caliente de agosto jamás registrada en este enclave, con un margen de 1,7 C con el siguiente récord en menos de un siglo. 

El mercurio alcanzó este dato a las 3:41 pm PDT, en medio de una ola de calor que provocó cortes de energía e incendios forestales en todo el suroeste de Estados Unidos, según informó The Los Angeles Times. Según la Organización Meteorológica Mundial la temperatura más alta jamás registrada en el Valle de la Muerte fue de 56,7 C el 10 de julio de 1913, exactamente en el mismo sitio, el Furnace Creek Ranch. Sin embargo, varios investigadores no estiman precisa esa información.

Fuente | Science Alert/Live Science

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.