Salud

¿El aceite de oliva caduca o es un mito?

aceite de oliva

El aceite de oliva es uno de los productos estrella de la dieta mediterránea y fuente de ácidos grasos saludables fundamentales para el organismo. ¿Caduca este producto? ¿O qué factores modifican su textura y sabor con el paso del tiempo?

Son numerosos los beneficios que acarrea el consumo habitual del aceite de oliva, especialmente el virgen extra. Este producto favorece la digestión, reduce los problemas cardiovasculares, es bueno para los huesos, mejora el metabolismo, alarga la vida y reduce las papeletas de padecer cáncer. También es antiinflamatorio, proteg de la hipertensión y beneficia a la piel.

Muchas personas todavía lo utilizan mal: no se debe almacenar cerca del calor, son mejores las botellas de vidrio oscuras, no se debe cocinar la variedad virgen extra a fuego alto y un largo etcétera. Además de seleccionar las variedades adecuadas y optar por consumir la cantidad adecuada al día, es importante aclarar si el aceite de oliva caduca o no.

En primer lugar, cabe aclarar que no, el aceite de oliva nunca caduca, siempre es comestible y no dañará tu salud por mucho tiempo que pase, aunque lo que sí es cierto es que evoluciona con el transcurso de los meses y tanto su sabor como sus propiedades pueden verse mermadas si lleva mucho tiempo envasado. 

¿Aceite de oliva virgen o virgen extra? Tipos de aceite y sus diferencias

Dicho de otro modo, el aceite no es un producto perecedero con fecha de caducidad fija, como si lo son algunos vegetales, carne, pescado y otros productos frescos. En el caso del sabor y sus aromas, estos pueden reducirse o perderse una vez pasada la fecha de consumo preferente, el período el que sus propiedades sensoriales se mantienen intactas. Pero en ningún caso se volverá tóxico o implicará riesgos.

Varios estudios han demostrado que el periodo de consumo preferente para degustar un aceite de oliva con sus cualidades organolépticas intactas se sitúa en los 9 meses a partir de su fecha de envasado. En los casos de los aceites de oliva virgen extra sin filtrar y más frescos, su consumo debe ser incluso anterior para disfrutar de todas las prestaciones que brinda.

Además, el enrarecimiento del aceite de oliva también depende de la variedad: por ejemplo la picual, debido a su elevado contenido en antioxidantes naturales, como los polifenoles y la Vitamina E, conserva mejor sus propiedades.

El principal deterioro que se produce es el de origen oxidativo, el que afecta al oxígeno, la temperatura y la luz. Cabe señalar, además, que el envasado ha de contribuir a que el producto se conserve en las mejores condiciones posibles. En todo caso, notarás que ha perdido propiedades cuando su sabor te resulte rancio o extraño. Compra siempre envases oscuros, a ser posible de vidrio y que indiquen en la etiqueta el año de la cosecha -sin confundirlo con el número de lote o mes de envasado- y guárdalo en un lugar fresco y seco, lejos de la luz.

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.