Salud

Dormir con o sin calcetines: ¿qué es mejor?

¿Dormir con calcetines ayuda a coger el sueño más rápido?

Algunas personas son incapaces de dormir con los pies al aire, mientras que otras repudian el uso de calcetines. ¿Pasar la noche con ellos ayuda a dormir mejor? ¿Qué ventajas tiene cada opción para nuestro organismo?

¿En qué se parecen la hora de irse a la cama con ponerse a preparar una tortilla de patata? No hay grises: o te gusta con cebolla o sin cebolla, mientras que a la hora de meterse al sobre hay dos clases de persona: las que duermen con calcetines y las que lo hacen sin ellos, tal y como también sucede con la ropa interior.

Si quieres dormirte más rápido -o directamente eres una persona friolera- conservar los pies calientes gracias a unos calcetines o patucos te ayudará a dormir mejor y también a conciliar el sueño de forma más veloz, algo clave para las personas que padecen insomnio. Todo ello tiene una explicación científica: al calentar los pies fríos se produce vasodilatación. Una vez que los vasos sanguíneos de las manos y los pies se abren, el calor se redistribuye por todo el cuerpo, indicando que está preparado para dormir.

Varias investigaciones científicas han demostrado que cuanto más vasodilatación en las manos y los pies, menos tiempo se tarda en conciliar el sueño. No es algo nuevo: de esta base parte la antigua creencia de que colocar una bolsa de agua caliente a los pies de la cama es bueno para dormir. Otras estrategias son las mantas adicionales, los sacos de semillas, las almohadillas térmicas o las pantuflas.

Cuatro problemas de salud que pueden indicar tus sueños

Su característica termorreguladora no es la única ventaja de dormir con calcetines: también pueden prevenir infecciones y cuidar los pies de personas diabéticas o con problemas cutáneos. Eso sí, es importante que sean de fibras naturales -como el algodón, el hilo o la lana-, sin costuras ni gomas apretadas y por supuesto, que estén limpios.

Sin embargo, dormir con calcetines no está recomendado si acabas de echarte crema hidratante o alguna pomada especializada en los pies -ya que taparlos inmediatamente sienta un caldo de cultivo para hongos y bacterias-. Descansar con los pies al aire también es clave para estimular la buena circulación, ya que las gomas de sujeción propician compresión tanto en la planta como en los tobillos y los dedos. Si tienes varices, problemas articulares o los tobillos inflamados los calcetines perjudican al retorno venoso, ya que los pies son la zona más alejada del corazón.

En definitiva, somos animales de costumbres. Cada opción tiene sus propios beneficios, pero seguro que la tuya está más que arraigada en tu rutina cotidiana.

Fuente | Sleep.org/Podoactiva

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.