Salud

¿Deberías evitar el alcohol tras ponerte la vacuna contra el coronavirus?

¿Deberías evitar el alcohol tras ponerte la vacuna contra el coronavirus?

Consumir mucho alcohol después de que te pongan la vacuna contra el coronavirus puede mitigar significativamente la respuesta inmune y potencialmente provocar que la vacuna sea ineficaz, según un destacado científico ruso.

Cuando te pongas la vacuna contra el coronavirus, deberías abstenerte de consumir alcohol durante tres días después de cada inyección. Así lo ha declarado al medio especializado New Sciencist Alexander Gintsburg, director del Centro Nacional de Epidemiología y Microbiología de Gamaleya en Moscú, responsable del desarrollo de la vacuna Sputnik V.

La advertencia no concierne únicamente a la vacuna rusa, sino a todas las vacunas covid-19 y, de hecho, a todas las demás vacunas. La literatura científica existente en torno al consumo de alcohol y cómo este incide sobre el sistema inmunológico muestra que el exceso de bebida actúa como un inmunosupresor, por lo que las personas que beben mucho son más susceptibles a las infecciones. “Los bebedores empedernidos tienen muchos problemas y la función inmunológica deficiente es uno de ellos”, dice la inmunóloga Eleanor Riley de la Universidad de Edimburgo, Reino Unido.

En los ensayos, alrededor del 10 por ciento de las personas no se vuelven inmunes después de recibir la vacuna Sputnik V y la cifra es similar para otras vacunas. Las razones de esto son desconocidas. No se ha investigado si el alcohol podría ser un factor que incida.

Un estudio de 2012 llevado a cabo por investigadores en Suecia determinó que consumo de alcohol de bajo a moderado suprimió levemente la respuesta inflamatoria a una vacuna contra la neumonía bacteriana, pero no tuvo ningún impacto en la respuesta inmunitaria. Los investigadores definieron este nivel de consumo de alcohol como una ingesta promedio de menos de 30 gramos al día, aproximadamente unos tres vodkas.

Este científico rusp dijo que beber 300 gramos de vodka, que contienen un total de aproximadamente 120 gramos de alcohol, suprime la producción de anticuerpos. Esta misma, Anna Popova, jefa del Servicio Federal Ruso de Vigilancia de la Protección de los Derechos del Consumidor y el Bienestar Humano (Rospotrebnadzor), desató la polémica al recomendar a la población que no consuma alcohol dos semanas antes de su primera vacuna y durante un período adicional, tres semanas después de la segunda. Hay un intervalo de tres semanas entre las inyecciones, por lo que es un total de ocho semanas de abstinencia.

No, las vacunas de ARN frente a la covid-19 no modificarán nuestro genoma

Sin embargo, Gintsburg considera estas medidas demasiado estrictas, y además, no aboga por la prohibición total sino una limitación razonable del consumo hasta que el cuerpo haya formado su propia respuesta inmune a la infección por coronavirus. “Es importante entender que el consumo excesivo de alcohol puede reducir significativamente la inmunidad y, por lo tanto, reducir la efectividad de la vacunación o llegar a anularla”.

Kirill Dmitriev, director ejecutivo del Fondo de Inversión Directa de Rusia, que financia el programa Sputnik V, zanjaba la controversia declarando que esta recomendación médica es genérica para cualquier vacuna. “No hay nada particular en la vacuna Sputnik que la haga más propensa al consumo de alcohol”.

“No hay duda de que el exceso de alcohol crónico tiene un impacto significativo en muchos aspectos de la inmunidad”, apunta por su parte Paul Klenerman, de la Universidad de Oxford. “Lo que no está claro es si una pequeña cantidad tendría un efecto significativo”. 

Un voluntario anónimo del ensayo clínico de la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford declaró que no recibió instrucciones de abstenerse de consumir alcohol en el momento de la vacunación. Por su parte, otro voluntario del ensayo clínico de la vacuna del Imperial College de Londres también dijo que no era necesario evitar el alcohol. Sin embargo, una hoja de información entregada a los participantes del ensayo dice que las personas con “dependencia actual de alcohol o drogas, sospechada o conocida” no pueden participar en el estudio. 

Desde Pfizer ha dicho que no hay ninguna advertencia sobre el consumo de alcohol entre quienes reciben la vacuna que ha desarrollado con BioNTech. AstraZeneca, que firmó un acuerdo para colaborar con el proyecto Sputnik V, no respondió a la solicitud de New Sciencist para proporcionar información sobre alcohol y vacunación.

Fuente | New Sciencist

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.